ANIMUS CRITICANDI

Tenemos sentencia del juicio de faltas al que se enfrentó nuestro compañero y secretario de acción sindical, Manolo Rodríguez, el pasado mes de mayo por (según constaba en la denuncia) llamar cabrón a un concejal del Ayuntamiento de Aljaraque y gritar consignas como “faltan huevos y sobran chorizos”.

La misma, que absuelve a Manolo, reconoce que teniendo en cuenta que en el Ayuntamiento de Aljaraque se despidieron un buen número de trabajadores, desde el punto de vista penal, la conducta que se enjuicia no tiene suficiente relevancia para merecer el reproche penal. Considera que se enmarca dentro del derecho a la libertad de expresión, con “ánimus criticandi” y dentro del clima de indignación por lo que está ocurriendo y por haber perdido su puesto de trabajo.

A mayor abundamiento, destaca que el denunciante (concejal del Ayuntamiento), declaró que el denunciado es uno de los instigadores o promotores de las acciones de protesta que se están llevando a cabo en la localidad de Aljaraque, lo que revela que el concejal intente de esta forma parar los actos de protesta.

-“Animus criticandi”: En un contexto de crítica se vierten palabras o frases que aparentemente afectan al honor de la persona receptora cuando la finalidad es expresar una crítica.

¿Se puede utilizar la justicia para machacar más todavía a los trabajadores despedidos, tratados como esclavos que por no someterse a los dictámenes de políticos de quita y pon, han sido vulnerados, multados y despedidos?

¿Cuándo veremos sentencias que condenen penalmente a empresarios y políticos que vulneran los derechos de los trabajadores?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *