adminsindicato

May 022018
 

Un año más, nos hemos manifestado por la reivindicación de este uno de mayo como fecha señalada en la lucha de la clase obrera, en parte como  recuerdo y homenaje de lxs que nos precedieron con su ejemplo de lucha, eso creemos que lo conseguimos cada año en mayor o menor medida y por otra parte, intentamos que cada año este primero de mayo pudiera ser el inicio definitivo de lo que debe ser la toma de conciencia de la clase obrera y la necesidad y obligación, de luchar no solo  por los derechos que se nos han arrebatado, si no por los que nunca hemos disfrutado.

Empeñados como estamos en discutir más las posiciones de partidos políticos, algunos que se siguen llamando de manera obscena de izquierdas, otros que parecían iban a coger la bandera de la lucha obrera y de las gentes en las calles y han caído en el conformismo institucional de la cómoda poltrona y algún otro empeñado en difuminarse en todo este maremoto de aguas turbias, estamos dejando la lucha obrera en un segundo plano, siendo cómplices de manera consciente o inconsciente de un juego en el que no ponemos las reglas ni las condiciones.

Son momentos nuevamente de reacción popular en las calles, pensionistas organizados sin la participación de ninguna institución o las mujeres hartas de soportar una sociedad patriarcal que las mantenía como habitantes de segundo orden, han demostrado que cuando un grupo de explotadas toma conciencia y lucha por dejar de ser inferiores, los supuestamente superiores, tiemblan y corren como ratas a ponerse al lado de dichas reivindicaciones.

La clase obrera y en especial la andaluza, seguimos siendo carne colonial, con lo que ello conlleva de inferioridad y sumisión, sueldos de subsistencia, trabajos precarios y temporales con jornadas a ritmo de tamborilete de galeras, cual condena impuesta a las etnias inferiores que tenían que purgar como galeotes y que como en el siglo XVII  en tiempos de guerra eran reclutados forzosamente entre los varones jóvenes de los pueblos para poner en activo a las galeras de guerra.

La guerra ahora es económica y el armamento se denomina “competitividad” y es ahí donde la clase obrera debemos abandonar el  papel de balas que lanzar contra la clase obrera de otros estados y pueblos que nos han impuesto.

Esta guerra o lucha de clases, hay dos maneras de afrontarlas, en reuniones en hoteles de 5 estrellas con unos interlocutores de los trabajadores que no piden nunca opinión a aquellos que supuestamente representan, justificado todo en busca de la paz social. Una paz social que aunque suena muy bien, no olvidemos que para la Clase Obrera solo ha traído recortes en salarios y derechos,  esa paz social que solo interesa a los poderosos no es otra cosa que el aborregamiento y empobrecimiento de los trabajadores y la única paz se refleja en las cuentas de beneficios de las multinacionales.

La otra forma es la que llevamos a cabo sindicatos radicales como así intencionadamente nos llaman desde los medios de comunicación, desde  los empresarios y hasta desde esos otros representantes de los trabajadores.

¿Y que hay realmente detrás de esa radicalidad?, ¿que es lo que temen de nosotros?- Pues detrás de esa radicalidad hay la independencia de cualquier partido político u organización empresarial, la independencia económica que nos da la subsistencia con las cuotas de los afiliados, el contar antes de negociar con la opinión de los trabajadores a los que representamos y seguir contando con lo que se decida entre todos en una asamblea antes de dar el visto bueno a cualquier acuerdo, está el tratar de no ser los tutores de ningún trabajador si no apoyo de los trabajadores en información y asesoramiento ya que consideramos que ningún trabajador va a defender cualquier asunto que le afecte con más convencimiento y conocimiento de causa que el mismo. Eso es lo que nos hace ser nombrados como radicales, esa libertad en presentar propuestas que hacen viable cualquier negociación pero que implica equilibrar la balanza entre empleado y empleador, el dejar sin argumentos a los que solo piensan en sus beneficios, en dialogar con evidencias pero desde la igualdad como en cualquier relación. Nuestra radicalidad y su temor coinciden en tanto que saben que no vamos a cambiar, saben que tenemos claro del lado de quienes estamos, saben que un despido para nosotros nunca será una victoria por mucho que se consiga la correspondiente indemnización.

Como esos galeotes que raramente eran liberados, no podemos ni debemos conformarnos con que el ritmo de la boga sea inferior en algunos momentos o que nos den de beber dos veces más al día, ignorando el estar encadenados y acostumbrados al tintineo de la cadena cada vez que nos movemos, solo seremos libres cuando dejemos de pensar como esclavos, dejaremos de ser radicales cuando ellos dejen de comportarse como explotadores.

Huelva como última parte de esta colonia llamada Andalucía, sigue en manos de la sumisión a las industrias básicas, sigue soportando la extracción de nuestras minas, ambos modelos productivos basados en la esquilmación de nuestras riquezas por capitales extranjeros, que tras recoger el beneficio y llevarlo fuera de nuestro territorio dejan sueldos de miseria, condiciones laborales de explotación y destrucción de nuestro medioambiente al que perdemos para siempre ya que no hay responsabilidad de recuperación por parte de los que lo destrozan.

Otro de los ejemplos de lo que nos han impuesto como modo de supervivencia es el turismo del todo incluido, al que maquillan llamándonos el “caribe de Europa”, como si fuese un lujo el disfrutar de un clima benigno a cambio de condiciones laborales que rozan las de la esclavitud, ya que hay que estar disponible para estas multinacionales de fuera de la provincia a demanda, con horarios y jornadas de trabajo que no solo complican si no que van contra cualquier intento de poder hacer vida familiar, en especial para la mano de obra femenina rompiéndose la espalda a 3 euros la habitación.

Sin olvidar la situación del campo, en especial de la fresa y los cítricos donde las condiciones laborales de los que con la espalda doblada y al ritmo de galeras, intentan sacar el jornal a golpes de cajas llenas, son inhumanas.

 

Por una clase obrera libre, sea por Andalucía los pueblos y la humanidad viva el primero de Mayo y viva la lucha de la clase obrera.

Abr 302018
 

VIVA ANDALUCÍA LIBRE

VIVA LA CLASE OBRERA LIBRE

Son ya 129 los años que han transcurrido desde que se estableciera por la II Internacional, el 1º de mayo como día internacional de la clase obrera, en conmemoración de los anarquistas ejecutados en Estados Unidos por luchar por la mejora de las condiciones de vida y trabajo.

Muchas víctimas de la lucha obrera han caído desde entonces hasta hoy, cuando aún, en la mayoría de países, la acción sindical, reivindicativa, las manifestaciones, reuniones… no sólo siguen prohibidas sino castigadas como acciones terroristas contra el Orden y la Ley.

También es verdad, que en un pequeño rincón de ese mundo, en Europa occidental, en el pasado siglo, el empuje de la revolución bolchevique y la fuerte organización obrera en los demás países, consiguieron arrancar ciertos derechos democráticos. Aunque hoy, sin la amenaza bolchevique, y sin que la clase obrera esté aun nuevamente organizada, nos los están arrebatando todos y cada uno de ellos.

HUELVA: MANIFESTACIÓN
Antiguo estadio , 12:00 h.

Y nos la arrebatan desde su democracia, desde sus leyes, desde sus constituciones, policías y ejércitos. Leyes que no dudan en aplicar al enemigo, al pueblo, porque para los amigos están el enchufismo y el favoritismo.

Hoy, siglo XXI, un 90% de la clase obrera mundial está fuera de esa Europa occidental. Étnicamente no son blancos, en religión no son cristianos, y en género son, en su mayoría mujeres a un par de euros/día por 16 o más horas de trabajo,  sin las más mínimas condiciones de seguridad y salubridad.

La libertad de mercado y la libertad de comercio del capitalismo están asentadas en el sufrimiento de la mayoría de la población mundial. La acumulación brutal e indecente de riquezas en unas pocas manos, se asienta sobre gente que sufre y muere en la indigencia.

Estos son los valores supremos del sistema capitalista: acumulación privada de riquezas, caiga quien caiga.

129 años después de aquella primera conmemoración internacional de la lucha obrera, el balance es poco alentador. Nunca en la historia de la humanidad ha habido tanta acumulación de riquezas en tan pocas manos, nunca en la historia de la humanidad se ha esquilmado tanto a naciones y pueblos indefensos, y nunca en la historia de la humanidad se ha conseguido tanta diferencia entre ricos y pobres como con la instauración del sistema capitalista.

Pero al igual que los poderosos han ido aprendiendo y refinando la dominación y explotación sobre la mayoría de la población, las personas dominadas, explotadas y las naciones expoliadas hemos ido aprendiendo. Hoy la vieja Europa está de nuevo en crisis y con ella el amo que  impuso a Andalucía, el Estado español. Sus partidos, sus sindicatos, sus Instituciones están en crisis, corroídas de corrupción, desde las más altas instancias hasta el municipio más pequeño.

Y para sostenerse en el poder no dudan en acorazar al Estado, en hacerlo más y más policiaco contra quienes se defienden de las agresiones del capitalismo. Penas de cárcel y multas millonarias para la disidencia, mientras que para los amigos corruptos la prescripción de delitos o cárcel de cinco estrellas.

Europa occidental y su jefe los Estados Unidos de Norteamérica, están en franca decadencia. Ni pudieron en Vietnam, ni pueden en Venezuela, Ucrania o Siria. Tampoco podrían con una clase obrera organizada, ni con pueblos y naciones guiados por el espíritu de la libertad.

Impotentes no han podido someter a Siria, abriéndose la posibilidad de un Mediterráneo futuro sin intervención de intereses imperialistas y, con ello, la posibilidad del restablecimiento de nuestro centro geopolítico soberano, democrático, en paz, socialista y punto de unión entre sus diferentes pueblos, naciones y clases soberanas.

Porque el futuro nos pertenece a los pueblos, naciones y clases explotadas, porque la esperanza es nuestra, siempre aparecerán herederos de las luchas de liberación.

Hay que ser muy animal para dar la espalda al sufrimiento de la gente nos dijo Carlos Marx, por lo que siempre habrán humanos, en cada pueblo, en cada clase, en cada nación que, tomando posición por los que sufren, por los excluidos del sistema, persistan en la organización y la lucha.

El Sindicato Unitario de Andalucía forma parte de esos herederos y herederas de las luchas de liberación nacional y de clase. Hoy, desde el levante hasta el poniente andaluz, a la vez que extendemos el asesoramiento jurídico a más miembros de la clase obrera, no nos olvidamos de inscribir en nuestras banderas la consigna revolucionaria de “abolición del trabajo asalariado” y de cualquier otra forma de explotación de la naturaleza y/o humana.

Por ello se extiende nuevamente nuestro grito de paz:

¡Viva Andalucía Libre!

¡Viva la Clase Obrera Libre!

Abr 022018
 

Desde hace tres años, las organizaciones firmantes de este manifiesto venimos trabajando en el marco de las Jornadas por la Constitución Andaluza de Antequera, en la reivindicación y desarrollo de este proyecto de Constitución que los Federalistas andaluces redactaron para la consecución de la Soberanía nacional de Andalucía y la soberanía económica de la clase trabajadora.

Tras estos tres años de contactos y trabajos, hemos constatado la necesidad de profundizar en la acción para que el esfuerzo y el tiempo invertido no queden en una mera formulación teórica.

Por este motivo, hemos formalizado lo que de facto ya estaba creado, un espacio donde el soberanismo andaluz de clase ponga en común ideas, propuestas y acciones sobre el convencimiento de la necesidad de dotar a Andalucía de herramientas propias, de organizaciones que tengan por referente exclusivamente Andalucía y sus gentes, sin depender de proyectos estatales que mantienen a Andalucía como trampolín para conseguir poder en la política estatal.

Sobre esta base de un proyecto exclusivamente andaluz, vamos a desarrollar un proyecto político, social, sindical y cultural basado en los siguientes principios ideológicos:

  • Soberanismo
  • Anticapitalismo
  • Feminismo
  • Antieuropeismo
  • Mediterraneidad

El Espacio Soberanista Andaluz (ESA) se articula como un espacio de lucha para todas las personas y colectivos que desde una voluntad transformadora luchan por la libertad nacional y social de la clase trabajadora andaluza; un espacio netamente andaluz y socialista que tiene por objetivo sustituir el actual modelo económico capitalista por otro donde la gestión democrática de los recursos naturales y humanos esté en manos de la clase trabajadora: una vía andaluza al socialismo.

Esta vía andaluza al socialismo se estructura en la defensa de los derechos políticos del pueblo andaluz, la defensa de la clase trabajadora en la lucha por la redistribución de la riqueza, la lucha contra el paro y contra la precariedad laboral, la remunicipalización de los servicios municipales  básicos, la nacionalización de los sectores estratégicos, la defensa del territorio contra la explotación abusiva y la destrucción para beneficio de las élites económicas, por la superación del actual modelo patriarcal, por la defensa de la identidad y la lengua andaluza y contra las políticas de inferiorización lingüística y social que pretenden mantener el actual marco de opresión al que está sometido el pueblo andaluz.

Así mismo, nos declaramos internacionalistas en el sentido de solidaridad con todos los pueblos que al igual que el nuestro luchan contra situaciones coloniales y de opresión, rechazando la pertenencia de nuestro pueblo a la UE, la OTAN y el FMI por ser estos, espacios de acumulación de capital a costa de la opresión de la clase trabajadora, priorizando nuestra actividad en la construcción de un espacio de solidaridad en torno al Mar Mediterráneo, por ser este el espacio geográfico donde tradicionalmente Andalucía ha desarrollado su influencia cultural y comercial, un espacio de intercambios culturales, técnicos y comerciales que ha fructificado en  civilizaciones que han posibilitado el progreso material y cultural de los pueblos.

A partir de hoy el Espacio Soberanista Andaluz inicia una ronda de contactos que se prolongará durante varias semanas  con otras fuerzas políticas nacionales andaluzas con las que hemos coincidido esporádicamente en la lucha por algunos de los propósitos que manifestamos más arriba con la intención de agrupar de manera estable y coordinada al mayor número de fuerzas posibles.

Espacio Soberanista Andaluz (Sindicato Unitario / Nación Andaluza / Andalucía Comunista).

Andalucía, 27 de marzo de 2018.

Mar 062018
 

Este 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora:¡ Todas a la Huelga Feminista!

El Sindicato Unitario de Andalucía es una organización obrera de lucha, donde entendemos que forma parte fundamental de la misma la lucha contra todo tipo de privilegios, contra los privilegios de unas naciones sobre otras, de unas clases sobre otras de unas etnias o culturas sobre otras, en definitiva de unos seres humanos sobre otros.

Para nosotras la huelga feminista del 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora, es una nueva oportunidad de lucha obrera.

Cuando Andalucía fue un país libre, las andaluzas, aunque siempre en el marco de una organización social patriarcal, teníamos derechos a tener propiedades, a estar a cargo de las empresas junto a sus maridos o en solitario, tenían derecho a la literatura, la filosofía, al divorcio, al ejercicio de la justicia, de la medicina, etc.…

Tras las invasiones y conquistas cristianas de Andalucía, las cruzadas contra herejes, la quema de brujas, el exterminio de las sociedades matriarcales indígenas de América, la caza de “pieles negras” africanas…  se nos impuso una cruel discriminación de clase, de etnia y de género, convirtiéndonos, a las que escapamos del exterminio, en meros instrumentos de trabajo de menor valor que los del varón que comparte nuestra clase y etnia, y en reproductoras y educadoras de mano de obra esclava.

Es una de las particularidades del Estado moderno, del sistema capitalista, la cosificación de unos seres humanos por razones de género, étnica o de orientación sexual. Donde los únicos a los que se les otorga  la consideración de verdaderos seres humanos son a los varones, blancos, heterosexuales, propietarios, cristianos y europeos.

El Sindicato Unitario de Andalucía apoya la huelga feminista del 8 de Marzo por la igualdad entre hombres y mujeres, como parte fundamental de la lucha por la erradicación de los privilegios de unos seres humanos sobre otros, de unas naciones sobre otras, como parte integrante de la lucha anticapitalista.

Apoyamos la huelga de 24 horas de todas las mujeres, porque la lucha por la libertad tiene que ser feminista, anticapitalista y soberanista o no habrá libertad posible para todas y todos.

Este 8 de marzo: TODAS A LA HUELGA

Feb 212018
 

La Plataforma Onubense en defensa de las Pensiones Públicas, nos ha hecho llegar un comunicado-convocatoria al Sindicato Unitario de Huelva, dirigido “a los comités de empresa y organizaciones de la clase trabajadora”, llamando a la movilización del próximo día 22 de marzo que la Coordinadora Estatal en defensa de las Pensiones Públicas ha organizado.

El Sindicato Unitario de Huelva está con, y apoya, a la Plataforma Onubense y por ello, hace un llamamiento a la afiliación del sindicato en Huelva a la participación en dicha manifestación así como a la labor de la Plataforma provincial.

Debemos tener en cuenta que la pérdida del poder adquisitivo de las pensiones y la posibilidad de que desaparezcan por una posible quiebra de la Seguridad Social española, ha ido pareja a la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, a la precarización laboral, a la pérdida de derechos democráticos y laborales, y a la privatización de los servicios públicos, o lo que es lo mismo, a la conversión en negocios privados de la prestación de los derechos sociales que TODOS los gobiernos desde la Transición han llevado a cabo, con la complicidad y/o incompetencia de la Junta de Andalucía para revertir esta situación.

Contención salarial y precarización laboral que han sido acordadas en cada pacto por la negociación colectiva, firmados y sentenciados por la patronal, el gobierno de turno y las grandes centrales sindicales. ¡De aquellos polvos, estos lodos!

Ahora, algunos de los que han estado gobernando y hoy están en la oposición, a un año vista de las próximas elecciones municipales, autonómicas y europeas, y a dos años de las generales (en caso de que no se adelanten), apoyan y fomentan también esta movilización. Incluso esas grandes centrales sindicales que han suscrito aquellos pactos de negociación colectiva que moderaban salarios y reducían derechos (mientras aumentaban los beneficios empresariales), también se esfuerzan en la convocatoria del próximo días 22 de marzo. Bienvenidos a la lucha por las pensiones públicas que otras personas hemos defendido en solitario siempre y que seguiremos defendiendo antes, durante y después de las contiendas electorales, luchando y oponiéndonos a los pactos que han permitido poner en peligro las pensiones públicas y que las ha empobrecido, así como los que se hagan en el futuro, con el mismo o con nuevos gobiernos españoles que ahonden la precarización y empobrecimiento de trabajadores y trabajadoras.

MANIFESTACIÓN, 22 de Febrero de 2018

Plaza de la Constitución (Ayuntamiento), a las 11,00.

Dic 042017
 

En 1977, cerca de dos millones de gente andaluza salieron a la calle empuñando nuestra verde, blanca y verde; harta de paro, de emigración, de señoritos, de pobreza, harta de burlas, de exclusión… harta de cuarenta años de fascismo.

El Sindicato Unitario de Andalucía en la ofrenda a Caparrós, 3 de diciembre de 2017

Eran gente orgullosa, valiente. El poder tenía que ahogar ese sentimiento. Y lo intentó.

Aún no tengo claro si fue por conciencia o coincidencia la elección del día 4, pero en esos primeros días de diciembre del año 1868, tras el triunfo de la Revolución liberal de septiembre, el gobierno provisional y el ejército regular se disponían a clausurar las juntas revolucionarias y las milicias ciudadanas que éstas tenían bajo su control.

Un batallón de los Voluntarios de la Libertad de Cádiz, con Fermín Salvochea a la cabeza, se opuso a su disolución1, sobre todo después de que el gobierno  provisional hubiera excluido a los demócratas del gobierno y de la constitución de Ayuntamientos sin el concurso del Sufragio Universal.

Las juntas y sus milicias fueron fundamentales para convertir un pronunciamiento militar más, encaminado a un nuevo cambio de gobierno, en una auténtica revolución. Una vez en el poder, los liberales conservadores, moderados y monárquicos, excluyeron a quienes defendían la democracia desde abajo y las reivindicaciones del 4º Estado, la clase obrera, que ya empezaba a participar en política dentro del partido demócrata.

Una revolución, dos objetivos: unionistas y federales; conservadores y demócratas. No fue derrotada Isabel II, solo se inició un paréntesis en el reinado borbónico. Los vencidos fueron los presos y los muertos que defendían los derechos sociales y la democracia desde abajo. De los que defendían el poder del pueblo.

En 1977, por conciencia o coincidencia, se eligió el 4 de Diciembre para expresarnos en andalú contra nuestra marginación, pobreza y miseria a pesar de vivir en una tierra rica. Y ahí también se enfrentaron dos objetivos contradictorios. Por un lado los que preparaban el Pacto de Antequera2, por otro los que defendían la Andalucía que soñó Infante. Aquellos, los que aceptarán y acatarán el marco autonómico que quedará fijado en la Constitución monárquica, éstos, los que luchaban por hacer realidad la Andalucía autónoma y soberana, organizada en una democracia republicana representativa y que no recibiera su poder de ninguna autoridad exterior al de las autonomías cantonales que la instituyeran. La que, además, se preparara para el advenimiento de la igualdad social mediante la independencia económica del pueblo. Es decir, por hacer efectivo el contenido socialista, soberanista, republicano y democrático de nuestra Constitución, la andaluza de 1883.

Fue un 4 de Diciembre de vencedores y vencidos. El 4 de Diciembre de quienes estaban preparando el actual Estado de Derecho y el 4 de Diciembre de a quienes les volverían a ningunear la justicia, la justicia para nuestras víctimas.

El fascismo no podía consentir a dos millones de gente andaluza en la calle exigiendo justicia, reparación y democracia, orgullosa y valiente. Tenía que ahogar esos sentimientos revolucionarios y lo intentó asesinando a Caparrós, y lo consiguió un 28 F.

Durante los cuarenta años que han transcurrido desde entonces, los vencidos han mantenido la llama del 4 de Diciembre revolucionario. Años que han estado silenciados y aislados pero que cada vez que reivindicaban esta fecha como el Día de Andalucía, sus quejíos llegaron a otros, y nos pellizcaban el corazón.

Ahora somos más conscientes de la derrota y más gente concienciada de que la derrota nos llevó al 28 F, al triunfo definitivo en Andalucía del orden político y de la paz social de la que era capaz la monarquía española restituida por Franco, el nuevo Estado de Derecho al que someter a Andalucía y a su clase obrera.

Pero gracias a esa labor callada de los vencidos, callada no por afónica sino por silenciada, cortocircuitada, para nadie hoy en Andalucía pasa desapercibida esta fecha. Bien por la ilusión que desprende, bien por desprecio.

Pero también somos más, o al poder les interesa que seamos más por lo que sea, o “pel que sigui” como se diría en catalán3. Hoy se vuelven a enfrentar dos tipos de 4 de Diciembre. El que se repliega al Estado de Derecho burgués, centralista, capitalista, machista y europeo, y el 4 de Diciembre que sigue soñando con una Andalucía soberana y socialista. Aquél, como pieza clave en el actual proceso constituyente español, y éste, el del proceso constituyente mediterráneo, euroafricano, euro oriental, universalista, socialista y feminista. En una palabra, andaluz. El 4 de Diciembre legal frente al 4 de Diciembre legítimo.

Porque toda la gente que desde sus escaños, círculos o asambleas han tomado posición en defensa del actual Estado de Derecho y de la legalidad, se han opuesto a la legitimidad de la lucha de los pueblos. Éstos también se han manifestado en conmemoración de nuestro 4 de Diciembre. Y junto a ellos y ellas, la gran mayoría, gente ilusionada y engañada, reconducida al orden político y la paz social sometida a la Constitución franquista del 78 que aclama al actual Estado de Derecho burgués, capitalista, centralista, machista y europeo.

Un Estado de Derecho que también defienden los fascista que cada vez, en mayor número, salen del armario para defenderlo y defenderse de quienes continuamos la lucha por la defensa de la vida, de la vida digna, de la vida libre.

Un Estado de Derecho que asume y presume de la conquista de Andalucía, de la expansión europea basada en sojuzgar al otro, al diferente, o de eliminarlo cuando no le es rentable explotarlo. El Estado de Derecho que asume y presume del genocidio en sus colonias.

Un Estado de Derecho que nació y se impuso acompañado de ruidos de sables, con amenazas constantes de golpes de Estado para dejar a nuestras víctimas en las cunetas, sin reparar el daño ni hacer justicia con Infante, con Verdejo, con Caparros, ni con las cientos de miles de hermanos y hermanas nuestras.

Pero a pesar de por lo que sea, o “pel que sigui”, los vencidos también somos más, estamos en más sitios, más organizados y contamos con un programa revolucionario, soberanista, andaluz, socialista, feminista, democrático y republicano. El marco es nuestra Constitución, la Constitución andaluza de 1883, que como Riego con la “Pepa”, la proclamaremos pueblo a pueblo hasta que el poder termine acatándola. Y estamos construyendo nuestro programa revolucionario, pero no con escritos o discursos, sino con hechos.

Contamos en estos últimos tres años con la realización de tres Jornadas por la Constitución andaluza en Antequera, Sevilla y Granada, dos manifestaciones por la Constitución de Andalucía, la de este año flanqueado por fascistas.

Pocas y pequeñas organizaciones pero en plural, con ámbitos de actuación en muchos territorios y sectores, con gente de todo el arco generacional, luchadores y luchadoras viejos y viejas, nuevos y nuevas. Y organizaciones políticas, sindicales y culturales.

Hoy, el quejío del 4 de Diciembre, nuestro quejío, puede peñizcar a más corazones. Somos gentes valiente, orgullosa. Quizás el poder vuelva a intentar ahogar nuestros sentimientos y quizás los consiga nuevamente. O quizás no, y seamos nosotros y nosotras quienes venzamos para que no haya vencidos, para que venza el ser humano, la vida digna, la vida libre.

Y en esto estamos, organizando las próximas Jornadas por la Constitución andaluza, las IV Jornadas que haremos en Huelva, la tartésica Onuba, la musulmana Welwa, la obrera Huelva. Pero de mientras desarrollando campañas por nuestra Constitución en nuestros municipios; piezas claves, fundamentales, las primeras determinaciones de nuestra lucha de liberación. Y dotándonos de organismos comunes, no para construir un sujeto político andaluz, electoralero, de los que tienen la política, o aspiran a tenerla, como profesión, sino para constituirnos la gente de Andalucía y a Andalucía misma como sujeto político, como sujeto constituyente.

Y en eso os esperamos y esperamos vuestras aportaciones con más hechos, para ir confeccionando nuestro programa revolucionario, el que persigue, desde la legitimidad de la lucha por los derechos de las víctimas y de los que sufren, de los excluidos del sistema, la construcción de nuestro propio Estado de derecho, el Estado de Derecho andaluz, soberanista, socialista, feminista y mediterráneo.

Por todo ello, conmatriotas, compatriotas:

Viva Andalucía soberana y socialista,

Viva Andalucía Libre.

 

Notas:

1 La rebelión encabezada por Fermín Salvochea, miembro del partído demócrata y de la I Internaciona, como jefe de un escuadrón de los Volntarios de la Libertad de Cádiz, se extendió por Puerto de Santamaría, Jeréz y otras localidades andaluzas.

2 La Organización Revolucionaria del Trabajo (ORT), fundora del Sindicato Unitario, también firmó el Pacto de Antequera. Mientras nuestros dirigentes nos pedían continuar la lucha, algunos de ellos se aseguraban buenos puestos en las nuevas Instituciones “democráticas”.

3 Lo expresamos en catalán en referencia a la intensidad con la que convocan las fuerzas del régimen a los andaluces y andaluzas cuando el pueblo catalán sale a la calle a exigir sus derechos nacionales.

 

Nov 302017
 

Hace 40 años, cerca de dos millones de gente andaluza salieron a las calles empuñando la verde, blanca y verde, harta de paro, de emigración, de señoritos, de pobreza. Harta de burlas, de exclusión… Harta de 40 años de fascismo.

Las esperanzas inundaban sus corazones y el régimen se apresuró a reconducir nuestro grito de libertad hacia el orden político y la paz social, mediante la represión y el asesinato de Caparrós.

A la vista del tiempo transcurrido, Andalucía está llena aún de gente harta de paro, de emigración de neoseñoritos, de pobreza, de burlas, de marginaciones. Harta de la falsa democracia que impone su Estado de Derecho apaleando al pueblo.

En aquel entonces, la apuesta por la ruptura fracasó y se impuso la reforma y el acatamiento al orden constitucional. El orden que ha conseguido mantenernos con las más altas tasas de paro, de pobreza y de marginación de todo el Estado español.

Mientras que por otro lado, ha sido el orden que ha permitido un crecimiento económico constante hasta la crisis, que iniciada en 2008 aún persiste. Un crecimiento económico constante que no es otra cosa que una acumulación constante de capital en manos privadas y privandonos al pueblo de nuestros más elementales recursos para la vida.

El Sindicato Unitario de Andalucía tiene como fin la construcción de una Andalucía libre de explotadores y la emancipación de la clase obrera de la explotación capitalista y, como se establece en nuestros estatutos, a ese objetivo se contribuye defendiendo los intereses económicos  sociopolíticos de nuestro pueblo. Ya que entendemos, como uno de nuestros principios rectores, que la lucha de la clase obrera andaluza por mejorar sus condiciones de vida y de trabajo y de terminar con la explotación capitalista, es paralela a la lucha por la conquista de los derechos históricos del pueblo andaluz.

Por ello el Sindicato Unitario de Andalucía participa y apoya a quienes se proponen heredar la lucha por la ruptura (no ya con la dictadura, sino con el actual régimen heredero de la dictadura) y a quienes han mantenido la reivindicación del 4D como día de Andalucía.

Así que nos vemos en Málaga el día 3 de diciembre a las 17,00 horas en la esquina de la Alameda con Puente de Tetuán, en memoria de Caparrós y de Infante, quien no dejó de soñar con una Andalucía libre y soberana y con la clase obrera liberada de la explotación capitalista.

Viva Andalucía soberana y socialista

Viva Andalucía libre.

Sep 302017
 

Visca Catalunya lliuire.

Desde Andalucía queremos enviar un fuerte y sincero saludo a nuestros hermanos y hermanas del Sindicato Unitario de Barcelona, a nuestros amigos y amigas de la Intersindical Alternativa de Cataluña, a las compañeras y compañeros de la Coordinadora Obrera Sindical que aún no conocemos directamente pero tenemos en alta estima, a la infatigable Candidatura de Unidad Popular, a los trabajadores y trabajadoras que, desde sus diferentes opciones organizativas y participativas, han defendido y defienden con sus cuerpos a las Instituciones catalanas y a sus representantes políticos de la intervención de las fuerzas represivas del Estado.

Saludos todo el pueblo catalán, ese sector de catalanes y catalanas que luchan en estos momentos por la conquista del derecho de autodeterminación para su nación, ojalá podáis vivir el momento de la victoria.

Nosotras y nosotros, miembros de la clase obrera en la nación andaluza, en estos momentos no podemos más que defender el derecho de autodeterminación de las naciones. La lucha por la conquista de la democracia exige el fin de los privilegios de unas naciones sobre otras. Así se consideró en la II Internacional en el congreso de Londres de 1896, en el programa del Partido Socialdemócrata Obrero Ruso en 1903 y en la Constitución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, donde se defiende el derecho de toda nación a constituirse en Estado y, por lo tanto, a separarse del Estado que la mantiene sumisa.

La clase obrera que lucha sabemos cómo se las entiende el Estado de Derecho español en cuanto a la defensa de los privilegios de los poderosos. La beatificada transición del franquismo no derogó las torturas en comisarías, no derogó el levantamiento de calumnias contra los y las que han luchado durante los 40 años de gobiernos representativos contra las injusticias y por la igualdad. Lo que derogó, paso a paso, fueron todas las conquistas y libertades democráticas que arrebatamos al franquismo. La ejemplar transición mantuvo intactos los aparatos del estado franquista, jueces, policía, guardia civil, altos funcionarios del estado, etc. y dejo el poder económico en manos de los de siempre.

Gracias a la actual lucha del pueblo catalán, miles de personas han empezado a comprobar cómo se las gastan los organismos oficiales, los aparatos de estado, cuando ven peligrar los privilegios de las élites enriquecidas durante el franquismo, y más enriquecidas con la llamada democracia.

También gracias a vuestra lucha, miles de personas comprueban la hipocresía de nuestros gobernantes y del régimen político surgido de la transición. La máxima que reza en todas las dictaduras así como en los regímenes representativos, es la de aplicar todo el peso de la ley a los enemigos y el favoritismo para los amigos.

El tándem bipartidista gobernante durante estos últimos 40 años ha sido ejemplo de corrupción, de compra de voluntades y de eliminación sistemática de quienes se les oponían. También los representantes ordinarios del Estado en las diferentes comunidades autónomas, salvo honrosas excepciones. Como muestra un botón y como botón Susana Díaz, verdadera virreina de los borbones en Andalucía, energética social-liberal y, por lo tanto, vanguardia en la extorsión constante contra los trabajadores y trabajadoras en Andalucía.

Al finalizar la era González, ninguno de los empresarios y banqueros imputados por aquel entonces, ni terminaron en prisión ni devolvieron el dinero que robaron. Aznar dio un paso más, aprovechó el dinero ilegal obtenido con sus trapicheos y los de sus amiguetes para ganar las elecciones que una y otra ha dado el gobierno al inefable Rajoy.  Éstos políticos, banqueros y demás miembros de las élites imputados, también en la mayoría de los casos, ni son condenados ni devuelven lo robado.

Ahora unos pretenden y otros apoyan al encarcelamiento de los representantes legítimos del pueblo catalán y a que paguen hasta el último céntimo de euro de sus patrimonios personales los gastos que estuvieran provocando su actividad legislativa: manda huevos, como diría aquel innombrable ministro del Partido Popular.

Esta gentuza sin escrúpulos, igualan democracia a Estado de derecho, igualan democracia a leyes realizadas por el personal representante de los pueblos. Sólo un país o un Estado pueden ser verdaderamente democráticos cuando el pueblo tiene la capacidad de cambiar las leyes, de desobedecerlas.

Estos que se pasan una horita los domingos en misa, son los mismos que volverían a matar a quien llaman mesías. Su Cristo vino, en el caso de que hubiera venido, a desobedecer la ley. Cumplió la que venía bien a sus fines, lo que la ley mosaica estipulaba para la venida del salvador, pero incumplió la que se oponía a sus fines. Expulsó a los mercaderes del templo, curó en sábado… en fin, la sedición que acabó con su vida, en el caso de que hubiera existido.

También Pablo de Tarso exhortó a los judíos de Roma al incumplimiento de la ley, pues para el apóstol, la ley no era criterio de justicia, único fin democrático que puede tener una ley, la búsqueda de la justicia social, de la igualdad social.

Los derechos de hoy son las luchas y desobediencias a las leyes injustas del pasado: el derecho al voto femenino fue por la lucha de las sufragistas, la abolición de las leyes racistas en Estados Unidos por la lucha del movimiento por los derechos civiles (la mujer negra que desafió la ley de segregación que le impedía sentarse en autobuses para blancos), el fin del aparheid en Sudáfrica por la lucha de Nelson Mandela y el CNA, los derechos de manifestación, reunión, asociación y huelga en la España actual por la lucha del movimiento obrero antifranquista. Todas esas luchas en su momento fueron ilegales, y dieron lugar a conquistas de derechos que hoy son legales. Los derechos se conquistan ejerciéndolos.

Estos que escupen a sus dioses, a sus profetas y a las leyes que elaboran cuando no les viene bien a sus fines de enriquecimiento, ahora nos quieren dar clase de demócratas, precisamente a los que hemos estado dispuestos hasta con perder la vida por la defensa y la conquista de la democracia, la clase obrera. Malditos sean.

Ahora tenemos otros actores y actrices en los parlamentos del Estado, el central y los autonómicos. Estos están a favor de un referéndum pactado pero no están a favor de la secesión. Es decir, no están a favor del derecho de autodeterminación. Quieren que votéis y convenceros para que no os salgáis de España.

Con esta postura lo que se defiende en última (y primera) instancia, son las fronteras levantadas a finales del siglo XV a espada y cruz, a base de hogueras y esclavización, cuando no eliminación, del diferente.

Tras la total conquista de Andalucía con la Toma de Granada, en la Europa capitalista que comenzaba a gestarse, se impuso la eliminación del otro, del diferente. Es el inicio de lo que llama Blas Infante, era flamenca.

Esa Europa que, como nos dijo el anticolonialista Fanon en Los Condenados de la Tierra,  no deja de hablar del hombre al mismo tiempo que lo asesina donde quiera que lo encuentra, en todas las esquinas de sus propias calles, en todos los rincones del mundo… Europa ha justificado sus crímenes y ha legitimado la esclavitud en la que mantiene a las cuatro quintas partes de la humanidad.

Fanon incluye en la crítica a los EE.UU, colonia europea que decidió imitar a Europa… convertido en un monstruo donde las taras, las enfermedades y la inhumanidad de Europa ha alcanzado terribles dimensiones…

Defender el privilegio de la nación española de constituirse en Estado frente a las demás naciones incluidas en ese Estado es defender las taras, las enfermedades y la inhumanidad de Europa que ha alcanzado terribles dimensiones.

Una Unión Europea construida sobre la base de la defensa de la propiedad privada, la libertad de empresa y evitar la expansión de la revolución bolchevique para, una vez derribado el muro de Berlín, comenzar de desmontar todas las conquistas sociales, democráticas y laborales que la clase obrera hemos podido institucionalizar con nuestras luchas y sacrificios.

Camaradas, estamos con todos y todas ustedes en la defensa a la autodeterminación de vuestro pueblo, así como en la lucha común de toda la clase obrera por derribar al sistema capitalista y la construcción de democracia, del poder del pueblo, por la igualdad y el fin de los privilegios de unos sobre otros.

Andalucía, 30 de septiembre de 2017

Miguel Cano

(miembro de la Secretaría Federal Colegiada del Sindicato Unitario de Andalucía)

Sep 012017
 

Desde Julio hasta últimos de Agosto hemos participado en tres procesos electorales donde hemos obtenido 10 miembros de comités de empresa, aumentando en 7 miembros la representatividad del Sindicato Unitario de Huelva en el Ayuntamiento de Aljaraque (personal laboral), Greenmed de Cartaya y en el Hotel Meliá de Isla Canela (Ayamonte).

En primer lugar, debemos de agradecer la confianza que los trabajadores y trabajadoras van depositando en nuestra forma de hacer sindicalismo. Pero también tenemos que agradecer al conjunto de los trabajadores y trabajadoras el que durante todo este tiempo se haya mantenido una referencia de lucha obrera y unos compañeros y compañeras que se han puesto al frente de las reivindicaciones del conjunto, manteniéndose firmes ante las amenazas, sanciones, despidos y ataques de  esquiroles.

Hemos vuelto a entrar en el comité de empresa del Ayuntamiento de Aljaraque (Huelva), ya que, en las anteriores elecciones, la inmensa mayoría de la afiliación del SU estaba despedida (miembros de comité de huelga, de comité de empresa y delegada sindical incluidas) por el gobierno municipal del Partido Popular.

Tenemos que recordar que en las últimas elecciones municipales surgió un gobierno municipal PSOE-IU, con el apoyo del círculo PODEMOS de la localidad, quienes adquirieron el compromiso, en Plenos, mítines y acuerdo de gobierno, de readmitir a los despedidos que fueran declarados improcedentes. Pero, como podéis imaginar, nunca tuvieron intención real de cumplir, ni esa ni otras promesas. Aún continúan compañeros en la calle constituyendo nuestro primer objetivo, desde ese momento, la total readmisión de todos y todas.

La nueva irrupción del Sindicato Unitario en el comité y el que haya sido el segundo más votado en el colegio electoral de especialistas y no cualificados habrá puesto nervioso a más de uno. A nosotros, en cambio, nos sirve para reafirmarnos en nuestros principios y objetivos: la lucha por nuestros intereses de clase, gobierne quien gobierne, y la total readmisión de todos los que fueron despedidos por defender los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

En el centro de trabajo de GREENMED de Cartaya, que se dedica a la distribución de productos agrícolas, se elegía a un comité de nueve miembros habiéndose obtenido tres por el Sindicato Unitario y seis por USO. Anteriormente contaban con una delegada de personal por UGT. Esperamos y deseamos que el nuevo comité, con el apoyo de toda la plantilla, pueda mejorar un convenio colectivo que en la actualidad es uno de los peores de la provincia.

Y, por último, en el Hotel Meliá de Isla Canela (Ayamonte), han sido elegidos seis miembros del comité de empresa por el Sindicato Unitario y tres por CC.OO. Anteriormente también estaba representada la UGT y cada central sindical contábamos con tres miembros.

La representatividad del Sindicato Unitario de Huelva continúa su expansión en nuevas empresas y sectores de la provincia y con ella la posibilidad de que cada vez más trabajadores y trabajadoras podamos defender nuestros derechos e intereses sin intermediarios, sin deudas de fidelidad a partidos, empresas o instituciones, por nuestra independencia económica, política e ideológica de esos organismos y por nuestra forma de actuación asamblearia y democrática.

Salud

Ago 122017
 

Han pasado ya 40 años de dictadura y 41 de democracia borbónica, los que hacen que fue asesinado Blas Infante por las hordas falangistas. Nos dicen que conmemorar este tipo de  efemérides es reabrir viejas heridas, cuando en realidad, quienes nos dicen esto no han cesado en echar sal y vinagre a las heridas que el pueblo tenemos abiertas.

Aunque tenemos que reconocer que dominadores y dominados compartimos el objetivo común de que esas heridas del pasado dejen de existir, diferimos en el cómo hacerlo. Los dominadores pretendiendo hacernos desaparecer físicamente en el presente y en la historia como pueblo y así “muerto el perro se acabó la rabia”. Los dominados en cambio las cerraremos definitivamente venciendo en la lucha por la liberación de Andalucía y de su clase obrera de las garras de Europa y del capitalismo.

Y en eso estamos, después de más de 80 años de intentos continuados de exterminio del pueblo andaluz, han vuelto a surgir centros andaluces en Granada, Almería, Huelva, Málaga. Hemos vuelto a asumir, como lo hicieran en la Asamblea de Ronda de 1918, la Constitución andaluza de 1883 y en estos momentos nos deberíamos  encaminar a la lucha por nuestro proceso constituyente, tal y como se lo plantearan los Centros Andaluces a partir de la Asamblea de Córdoba de 1919.

Este año estamos organizando en Granada las III Jornadas por la Constitución andaluza los días 28 y 29 de Octubre en el aniversario de la de 1883. Y realizaremos la segunda manifestación por la Constitución de Andalucía de la historia, después de la del año pasado en Sevilla.

Dicen que la Andalucía actual es la que en un momento soñó Blas Infante. Y esto puede ser así para quienes hablan desde el poder constituido. Pues cuando se constituyó la II República se frenaron en seco las esperanzas de Blas Infante en la construcción de una Andalucía de abajo hacia arriba y por los de abajo y en la que se liberara además la clase jornalera de su esclavización en el trabajo. Esperanzas que continuarán ahogadas durante el franquismo y bajo el actual orden constitucional del 78.

Ben Jaldún, compatriota nuestro del siglo XIV, nos dice que esta gente, la que habla desde el poder constituido, ya han olvidado lo que Dios y el pueblo tuvieron que hacer previamente, hasta llegar a constituirse: la ´assabiya o poder constituyente que todo pueblo tiene antes de convertirse en ciudad o imperio. Genio andaluz lo llamaba Infante.

El poder constituido no conmemora este fatídico aniversario por aquello de no reabrir heridas. Ellos se manifestaron en el aniversario del nacimiento de Blas Infante el pasado 5 de julio en un acto institucional del Parlamento andaluz mediante un discurso de la presidenta, verdadera virreina de la corona borbónica en Andalucía, y donde, entre otras ausencias y carencias, no se gritó en momento alguno ¡Viva Andalucía libre!, más que ná porque necesitan que sigua esclava.

Hoy nos manifestamos diversas formas de entender nuestro genio, nuestro poder constituyente, nuestra ´assabiya. Unas que lo entienden cono otorgamiento o privilegio de un poder superior, el Estado español, el amo que nos impuso Europa. Otros aun compartiendo nuestra visión que se contiene en el artículo 1 de la Constitución andaluza, en la que el poder en Andalucía no proviene de ninguna autoridad superior al de las autonomías cantonales que la forman, no asumen la misión de acabar con el capitalismo.

Nosotras y nosotros en cambio, nuestra ´assabiya, nuestro genio asume  en una misma lucha la liberación política, la liberación económica y la liberación de nuestras mentalidades colonizadas. Sobre todo por encontrarnos en momentos similares a los que viviera el andalucismo histórico desde la creación de los centros andaluces hasta la proclamación de la constitución republicana.

Entrado en crisis el Estado central, no tan solo por males propios del amo sino de quienes nos lo impuso, Europa, es el momento de que entre en escena nuestra ´assabiya, nuestro genio, nuestro poder constituyente, el que se asiente en las herramientas de soberanía que seamos capaces de construir en cada municipio, en cada comarca andaluza: asambleas de vecinos y vecinas para la toma de decisiones políticas; asambleas de trabajadores para asumir la dirección de la economía; y nuestras propias academias y universidades que sirvan para que los homo sapiens, al menos los y las andaluzas, evolucionemos a personas.

Intentando en el empeño ser, convertirnos o parecernos a esos comunistas del segundo tipo de los que se refería el propio Infante: los que trabajan para los demás, y no de los que viven del trabajo de los demás.

Comatriotas, tras siglos de dominación sobre Andalucía y sobre su clase obrera, la bandera blanca y verde comienza a iluminarse con la estrella roja de la libertad, para alumbrarnos en el trabajo de hacer los caminos que tengamos que hacer. Y no para pedir, sino para la conquista de la tierra, de la paz y de la libertad.

Sean por Andalucía Libre, sus municipios libres, sus comarcas libres, todos los pueblos colonizados y periféricos y la humanidad entera libres del capitalismo y de la sociedad occidental y occidentalizada que lo ampara.

Viva Andalucía libre

Viva la clase obrera andaluza.