Nov 302017
 

Hace 40 años, cerca de dos millones de gente andaluza salieron a las calles empuñando la verde, blanca y verde, harta de paro, de emigración, de señoritos, de pobreza. Harta de burlas, de exclusión… Harta de 40 años de fascismo.

Las esperanzas inundaban sus corazones y el régimen se apresuró a reconducir nuestro grito de libertad hacia el orden político y la paz social, mediante la represión y el asesinato de Caparrós.

A la vista del tiempo transcurrido, Andalucía está llena aún de gente harta de paro, de emigración de neoseñoritos, de pobreza, de burlas, de marginaciones. Harta de la falsa democracia que impone su Estado de Derecho apaleando al pueblo.

En aquel entonces, la apuesta por la ruptura fracasó y se impuso la reforma y el acatamiento al orden constitucional. El orden que ha conseguido mantenernos con las más altas tasas de paro, de pobreza y de marginación de todo el Estado español.

Mientras que por otro lado, ha sido el orden que ha permitido un crecimiento económico constante hasta la crisis, que iniciada en 2008 aún persiste. Un crecimiento económico constante que no es otra cosa que una acumulación constante de capital en manos privadas y privandonos al pueblo de nuestros más elementales recursos para la vida.

El Sindicato Unitario de Andalucía tiene como fin la construcción de una Andalucía libre de explotadores y la emancipación de la clase obrera de la explotación capitalista y, como se establece en nuestros estatutos, a ese objetivo se contribuye defendiendo los intereses económicos  sociopolíticos de nuestro pueblo. Ya que entendemos, como uno de nuestros principios rectores, que la lucha de la clase obrera andaluza por mejorar sus condiciones de vida y de trabajo y de terminar con la explotación capitalista, es paralela a la lucha por la conquista de los derechos históricos del pueblo andaluz.

Por ello el Sindicato Unitario de Andalucía participa y apoya a quienes se proponen heredar la lucha por la ruptura (no ya con la dictadura, sino con el actual régimen heredero de la dictadura) y a quienes han mantenido la reivindicación del 4D como día de Andalucía.

Así que nos vemos en Málaga el día 3 de diciembre a las 17,00 horas en la esquina de la Alameda con Puente de Tetuán, en memoria de Caparrós y de Infante, quien no dejó de soñar con una Andalucía libre y soberana y con la clase obrera liberada de la explotación capitalista.

Viva Andalucía soberana y socialista

Viva Andalucía libre.

Sep 302017
 

Visca Catalunya lliuire.

Desde Andalucía queremos enviar un fuerte y sincero saludo a nuestros hermanos y hermanas del Sindicato Unitario de Barcelona, a nuestros amigos y amigas de la Intersindical Alternativa de Cataluña, a las compañeras y compañeros de la Coordinadora Obrera Sindical que aún no conocemos directamente pero tenemos en alta estima, a la infatigable Candidatura de Unidad Popular, a los trabajadores y trabajadoras que, desde sus diferentes opciones organizativas y participativas, han defendido y defienden con sus cuerpos a las Instituciones catalanas y a sus representantes políticos de la intervención de las fuerzas represivas del Estado.

Saludos todo el pueblo catalán, ese sector de catalanes y catalanas que luchan en estos momentos por la conquista del derecho de autodeterminación para su nación, ojalá podáis vivir el momento de la victoria.

Nosotras y nosotros, miembros de la clase obrera en la nación andaluza, en estos momentos no podemos más que defender el derecho de autodeterminación de las naciones. La lucha por la conquista de la democracia exige el fin de los privilegios de unas naciones sobre otras. Así se consideró en la II Internacional en el congreso de Londres de 1896, en el programa del Partido Socialdemócrata Obrero Ruso en 1903 y en la Constitución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, donde se defiende el derecho de toda nación a constituirse en Estado y, por lo tanto, a separarse del Estado que la mantiene sumisa.

La clase obrera que lucha sabemos cómo se las entiende el Estado de Derecho español en cuanto a la defensa de los privilegios de los poderosos. La beatificada transición del franquismo no derogó las torturas en comisarías, no derogó el levantamiento de calumnias contra los y las que han luchado durante los 40 años de gobiernos representativos contra las injusticias y por la igualdad. Lo que derogó, paso a paso, fueron todas las conquistas y libertades democráticas que arrebatamos al franquismo. La ejemplar transición mantuvo intactos los aparatos del estado franquista, jueces, policía, guardia civil, altos funcionarios del estado, etc. y dejo el poder económico en manos de los de siempre.

Gracias a la actual lucha del pueblo catalán, miles de personas han empezado a comprobar cómo se las gastan los organismos oficiales, los aparatos de estado, cuando ven peligrar los privilegios de las élites enriquecidas durante el franquismo, y más enriquecidas con la llamada democracia.

También gracias a vuestra lucha, miles de personas comprueban la hipocresía de nuestros gobernantes y del régimen político surgido de la transición. La máxima que reza en todas las dictaduras así como en los regímenes representativos, es la de aplicar todo el peso de la ley a los enemigos y el favoritismo para los amigos.

El tándem bipartidista gobernante durante estos últimos 40 años ha sido ejemplo de corrupción, de compra de voluntades y de eliminación sistemática de quienes se les oponían. También los representantes ordinarios del Estado en las diferentes comunidades autónomas, salvo honrosas excepciones. Como muestra un botón y como botón Susana Díaz, verdadera virreina de los borbones en Andalucía, energética social-liberal y, por lo tanto, vanguardia en la extorsión constante contra los trabajadores y trabajadoras en Andalucía.

Al finalizar la era González, ninguno de los empresarios y banqueros imputados por aquel entonces, ni terminaron en prisión ni devolvieron el dinero que robaron. Aznar dio un paso más, aprovechó el dinero ilegal obtenido con sus trapicheos y los de sus amiguetes para ganar las elecciones que una y otra ha dado el gobierno al inefable Rajoy.  Éstos políticos, banqueros y demás miembros de las élites imputados, también en la mayoría de los casos, ni son condenados ni devuelven lo robado.

Ahora unos pretenden y otros apoyan al encarcelamiento de los representantes legítimos del pueblo catalán y a que paguen hasta el último céntimo de euro de sus patrimonios personales los gastos que estuvieran provocando su actividad legislativa: manda huevos, como diría aquel innombrable ministro del Partido Popular.

Esta gentuza sin escrúpulos, igualan democracia a Estado de derecho, igualan democracia a leyes realizadas por el personal representante de los pueblos. Sólo un país o un Estado pueden ser verdaderamente democráticos cuando el pueblo tiene la capacidad de cambiar las leyes, de desobedecerlas.

Estos que se pasan una horita los domingos en misa, son los mismos que volverían a matar a quien llaman mesías. Su Cristo vino, en el caso de que hubiera venido, a desobedecer la ley. Cumplió la que venía bien a sus fines, lo que la ley mosaica estipulaba para la venida del salvador, pero incumplió la que se oponía a sus fines. Expulsó a los mercaderes del templo, curó en sábado… en fin, la sedición que acabó con su vida, en el caso de que hubiera existido.

También Pablo de Tarso exhortó a los judíos de Roma al incumplimiento de la ley, pues para el apóstol, la ley no era criterio de justicia, único fin democrático que puede tener una ley, la búsqueda de la justicia social, de la igualdad social.

Los derechos de hoy son las luchas y desobediencias a las leyes injustas del pasado: el derecho al voto femenino fue por la lucha de las sufragistas, la abolición de las leyes racistas en Estados Unidos por la lucha del movimiento por los derechos civiles (la mujer negra que desafió la ley de segregación que le impedía sentarse en autobuses para blancos), el fin del aparheid en Sudáfrica por la lucha de Nelson Mandela y el CNA, los derechos de manifestación, reunión, asociación y huelga en la España actual por la lucha del movimiento obrero antifranquista. Todas esas luchas en su momento fueron ilegales, y dieron lugar a conquistas de derechos que hoy son legales. Los derechos se conquistan ejerciéndolos.

Estos que escupen a sus dioses, a sus profetas y a las leyes que elaboran cuando no les viene bien a sus fines de enriquecimiento, ahora nos quieren dar clase de demócratas, precisamente a los que hemos estado dispuestos hasta con perder la vida por la defensa y la conquista de la democracia, la clase obrera. Malditos sean.

Ahora tenemos otros actores y actrices en los parlamentos del Estado, el central y los autonómicos. Estos están a favor de un referéndum pactado pero no están a favor de la secesión. Es decir, no están a favor del derecho de autodeterminación. Quieren que votéis y convenceros para que no os salgáis de España.

Con esta postura lo que se defiende en última (y primera) instancia, son las fronteras levantadas a finales del siglo XV a espada y cruz, a base de hogueras y esclavización, cuando no eliminación, del diferente.

Tras la total conquista de Andalucía con la Toma de Granada, en la Europa capitalista que comenzaba a gestarse, se impuso la eliminación del otro, del diferente. Es el inicio de lo que llama Blas Infante, era flamenca.

Esa Europa que, como nos dijo el anticolonialista Fanon en Los Condenados de la Tierra,  no deja de hablar del hombre al mismo tiempo que lo asesina donde quiera que lo encuentra, en todas las esquinas de sus propias calles, en todos los rincones del mundo… Europa ha justificado sus crímenes y ha legitimado la esclavitud en la que mantiene a las cuatro quintas partes de la humanidad.

Fanon incluye en la crítica a los EE.UU, colonia europea que decidió imitar a Europa… convertido en un monstruo donde las taras, las enfermedades y la inhumanidad de Europa ha alcanzado terribles dimensiones…

Defender el privilegio de la nación española de constituirse en Estado frente a las demás naciones incluidas en ese Estado es defender las taras, las enfermedades y la inhumanidad de Europa que ha alcanzado terribles dimensiones.

Una Unión Europea construida sobre la base de la defensa de la propiedad privada, la libertad de empresa y evitar la expansión de la revolución bolchevique para, una vez derribado el muro de Berlín, comenzar de desmontar todas las conquistas sociales, democráticas y laborales que la clase obrera hemos podido institucionalizar con nuestras luchas y sacrificios.

Camaradas, estamos con todos y todas ustedes en la defensa a la autodeterminación de vuestro pueblo, así como en la lucha común de toda la clase obrera por derribar al sistema capitalista y la construcción de democracia, del poder del pueblo, por la igualdad y el fin de los privilegios de unos sobre otros.

Andalucía, 30 de septiembre de 2017

Miguel Cano

(miembro de la Secretaría Federal Colegiada del Sindicato Unitario de Andalucía)

Dic 042016
 

Lo primero en un 4 de diciembre es el recuerdo de Caparrós, al que el azar señaló de entre los 200.000 manifestantes malagueños y los más de 2 millones manifestantes que por toda Andalucía y en muchos rincones de Cataluña llenaron las calles de banderas blancas y verdes. Su asesinato por las fuerzas represivas del Estado nos dejó un claro y contundente mensaje: Franco habría muerto, pero no el franquismo.

4-dic-20161El enfrentamiento estaba servido. Por un lado las alegrías y esperanzas en profundas transformaciones sociales en todos los órdenes. Libertad, justicia, trabajo, tierra, democracia, autogobierno… La lucha antifranquista había estado avivada por consignas que reivindicaban el poder popular, el fin de la explotación capitalista. Una buena parte de luchadores y luchadoras pensaban que acabar con el franquismo nos haría avanzar en la lucha anticapitalista.

Por otro lado las oscuras y frías instituciones franquistas en las que intrigaban las viejas fuerzas políticas y las recientemente legalizadas nuevas fuerzas políticas, para encauzar nuestras alegrías y esperanzas hacia la senda institucional.

De las alegrías y esperanzas surgió el 4 de diciembre de 1977, de las viejas fuerzas políticas el asesinato de Caparrós, y de las nuevas el 28 F. Así, la Constitución española y el Estatuto de Autonomía para Andalucía fueron los títulos de victoria de la senda institucional y cuya función era y es actuar como pesadas losas que mantuvieran sepultadas nuestras alegrías y esperanzas.

De la Ley a la Ley y a través de la Ley, pero no es la ley hecha por el pueblo, no es esa ley criterio de justicia, sino la que ajusticia al pobre y al rico sale enriquece.

Todo aquello ocurrió bajo el signo de una gran crisis de todo el sistema mundo capitalista. Hoy, una nueva y profunda crisis generalizada obliga a las fortunas engrandecidas por el franquismo y enriquecidas durante estos últimos 40 años, a un nuevo pacto constitucional. Necesitan una reforma profunda de la constitución para que, al igual a la que hoy votan en Italia, fortalezca al gobierno frente al parlamento y recorte las competencias de las comunidades autónomas. Un nuevo pacto que imponga una nueva paz social que permita la continuación de la acumulación de capital en manos de las grandes fortunas y la desamortización continua de la riqueza social creada por la clase obrera y los pueblos.

Ahora nos volverán a movilizar, de movilización en movilización, de romería en romería, todos los meses, todas las fechas, puro activismo pero sin pensar, sin planes alternativos a los que preparan las instituciones herederas del franquismo y las viejas fuerzas políticas junto a las nuevas, creadas para volver a encauzar por la senda institucional nuestras alegrías y esperanzas.

Recientemente hemos encontrado por el camino algunos a los que las pesadas losas no les han sepultado sus aspiraciones de liberación, sus alegrías y esperanzas, y junto a ellos hemos llegado a entender que Andalucía no necesita participar en reformas constitucionales algunas. Andalucía ya tiene su propia constitución, la Constitución andaluza de 1883.

Todas las organizaciones, toda la militancia que comparta en algo estas reflexiones, nos tenemos que obligar a pensar el cómo toda nuestra actividad cotidiana de lucha, todas nuestras movilizaciones, puedan contribuir a un proceso constituyente andaluz para hacer efectivo lo dispuesto en nuestra constitución: el advenimiento de la igualdad social mediante la independencia económica de todos, del pueblo y el que Andalucía se organice en una democracia republicana representativa, no recibiendo su poder de ninguna fuerza exterior al de las autonomías cantonales que la instituyan.

Por nuestra Constitución, por nuestro pueblo, por nuestra clase: Viva Andalucía libre.

Oct 282016
 

Andalucía ya tiene su propia Constitución

cartelEsta es una de las conclusiones más importantes a la que llegamos tras nuestra participación en las I Jornadas por la Constitución andaluza el año pasado en Antequera. Los próximos días 29 y 30 de octubre se celebrarán las II Jornadas, en esta ocasión en Sevilla y lo que nos proponemos como objetivo en las mismas es el de dar un paso más en la construcción del bloque social que haga posible iniciar un camino anitcapitalista de liberación de Andalucía.

Ahora nos preguntamos ¿por dónde empezar o proseguir el camino de la liberación? Para ello queremos profundizar en las respuestas que dio el andalucismo histórico de la mano de Blas Infante y de las propuestas que contiene nuestro texto constitucional, más que ná porque esas propuestas se realizaron en unas circunstancias parecidas a las actuales.

Vivimos en una situación prebélica a nivel internacional muy similar a la de aquellos momentos. Son guerras que no se realizan para reponer el Orden Mundial, sino para imponer una nueva División Internacional del Trabajo de la mano de la potencia hegemónica que sustituya derrotando a la actual, los decadentes Estados Unidos (en aquel entonces la potencia decadente era Gran Bretaña).

También son épocas de aumento del fascismo. En aquella ocasión apareció para evitar el avance obrero, la ruina de los Estados-nación modernos y la de sus élites en el poder, en unos momentos de gran fortaleza organizativa de la clase obrera y de avance de sus aspiraciones de control obrero de la economía, de construcción de sus propias herramientas de soberanía. Pero hoy el fascismo, incluso el que se disfraza de sectas fundamentalistas, es preventivo, ya que por el momento no existe “peligro” de que la clase obrera pueda aspirar, por el momento, a participar de nuevo como sujeto revolucionario.

Por fascismo preventivo entendemos que las élites se están preparando para la agudización de la crisis acorazando aún más al Estado, convirtiéndoles en estados policiales para tomar la delantera a las movilizaciones y rebeliones obreras y las del conjunto de excluidos del sistema, que sin duda se irán produciendo. Nosotros, la izquierda radical, la izquierda que lucha por la liberación de la clase obrera y de los pueblos y naciones colonizadas y periféricas del capitalismo, también deberíamos estar preparándonos para la agudización de la crisis y las consiguientes agudizaciones de las movilizaciones y luchas.

Por esto nos planteamos como objetivo el que en estas segundas Jornadas por la Constitución andaluza podamos abrir el debate sobre el qué hacer, el por dónde empezar nuestro camino de liberación. O lo que es lo mismo, cómo iniciar la lucha para hacer efectivo artículo 1º de nuestra constitución: “Andalucía es soberana y Autónoma; se organiza en una democracia republicana representativa, y no recibe su poder de ninguna autoridad exterior al de las autonomías cantonales que le instituyen por este Pacto”.

Para lo que deberemos trabajar para derribar los dos impedimentos principales que señala Blas Infante para la realización de nuestro Ideal andaluz:

la tiranía político-administrativa que impide a los individuos, directamente, tomar parte en la vida y gobierno de la sociedad” y “la tiranía económico-social que determina indirectamente tal efecto”.

Ago 112016
 

Para el Estado-nación español, como para cualquier órgano de dominación sobre los pueblos y de unos seres humanos sobre otros, existen dos tipos de víctimas. Las que reciben funerales de Estado, días de luto oficiales, ayudas, subvenciones y para las que se procuran las máximas penas para los responsables que son perseguidos por todo el planeta.

IMG-20160810-WA0003También están nuestras víctimas, nuestros muertos, los que continúan en fosas comunes y en cunetas. Blas Infante, junto a otros cientos y cientos de miles son de este segundo tipo. Y sus asesinos continúan condecorados por el Estado.

En tiempos de Infante, el fascismo surge para defender los Estados del avance de la revolución socialista. Hoy está a la defensiva, es el fascismo preventivo que las instituciones oficiales de los Estados de Europa occidental y de Norteamérica ampara aunque no exista “peligro” de revolución socialista a la vista.

Los mismos Estados que financian y alimentan al Terrorismo Internacional, el enemigo inventado por occidente para mantener una guerra abierta y permanente a nivel planetario y legitimar los estados de alarma, excepción y sitio con los que eliminan derechos democráticos a cambio de una pretendida seguridad.

Pero si esto es así, lo que significa es que las élites temen aún las luchas de liberación. Parece que los que nos dominan esperan una respuesta contundente por nuestra parte mientras que aún, muchos de los nuestros tienen perdidas todas las esperanzas revolucionarias.

Este puede ser el sentido de un acto de conmemoración del asesinato de Blas Infante. Usar de su memoria lo que de esperanza y revolución contiene su vida y su obra para reponer y recobrar la esperanza en la liberación de nuestro pueblo y de la clase obrera andaluza.

Hay lugares en los que los que representan a los verdugos de Blas Infante se les permite conmemorar este día de luto y se dice que se hace desde la libertad y la unidad. En ellos se conmemora a un Blas Infante derrotado y sumiso a la legalidad republicana. A aquel que no vio más remedio que claudicar y aceptar un proyecto de Andalucía parecido al que tenemos hoy fruto de la Transición o segunda restauración borbónica.

Pero hoy otros lugares donde sólo participan las víctimas, los excluidos, los desposeídos del sistema, en donde no se comparte el lema de “de la Ley a la Ley a través de la Ley”. Hoy hemos llegado a comprender aquello que Pablo de Tarso decía en su carta a los romanos de que la Ley no es criterio de Justicia.

Porque el criterio de justicia que defendió Blas Infante desde los tiempos de los Centros Andaluces hasta la aprobación de la constitución republicana era la verdadera igualdad social consistente en la independencia económica del pueblo, de todos.

Nosotras y nosotros conmemoramos al Blas Infante que proclamó el fin del trabajo asalariado en su pretensión de que los jornaleros se convirtieran en labradores. Al que proclamó el fin de la propiedad privada de los medios de producción pretendiendo que la tierra fuera para quien la trabaja o que la única propiedad privada legítima es la que proviene del trabajo. Al que proclamó la abolición de los poderes centrales del Estado pues desde ellos es imposible nuestra redención.

Las víctimas, los excluidos del sistema, las minorías dominadas queremos y debemos conmemorar a este Blas Infante anticapitalista y revolucionario. A aquel que defendió que los problemas de Andalucía están planteados y resueltos en la Constitución Andaluza de 1883.

Hoy, con la guerra preventiva permanente y el fascismo actuando libremente desde los parlamentos occidentales y desde sectas supuestamente religiosas, se abre un largo periodo de inestabilidad donde un pequeño grupo de revolucionarios podrían cambiar el curso de la Historia. Por ello es más necesario que nunca conmemorar a nuestro Blas Infante, al revolucionario, al anticapitalista, para apropiarnos del pensamiento de liberación que contiene la vida, la obra y el sacrificio de Blas Infante.

Viva Blas Infante.

Viva Andalucía Libre.

Miguel Cano Cruz
Secretario de Representación del
Sindicato Unitario de Andalucía
Oct 212015
 
Para los andaluces y andaluzas que persisten en la lucha por la liberación de la clase obrera y de los pueblos oprimidos, el proyecto constitucional andaluz de 1883 es una escena del pasado ideal para poder darnos la palabra y abrir un debate que nos pueda conducir a la resolución de parte de nuestros problemas actuales.
jornada_antequera-3La propuesta de organización política y administrativa que nos presenta el proyecto constitucional es eminentemente anti capitalista. Teniendo en cuenta que uno de los elementos fundamentales y fundadores del capitalismo es la concentración de capital y que ésta exige la centralización política, la propuesta republicano-federal de organización política y administrativa de Andalucía es profundamente anti centralista.
Al contrario de lo que sucede con las constituciones de los Estados-Nación contemporáneos, la Soberanía no pertenece a la nación y la ejercen los representantes, sino que pertenece a los vecinos y vecinas, quienes ejercen el poder legislativo de forma directa a través de los órganos de soberanía popular que instituye: la asamblea comunal en cada municipio andaluz.
Esta soberanía queda compartimentada en otros diferentes órganos territoriales (cantonales y del Estado andaluz) donde sus miembros y representantes lo son de esos órganos y nunca pueden sustituir o secuestrar la voluntad y las decisiones democráticas del pueblo.
Nada que ver con la organización centralizada en órganos cada vez menos democráticos o en los que la soberanía de la gente no cuenta para nada tal y como se están desarrollando en la actualidad los Estados-Nación llamados democráticos.
Con respecto a la constitución económica que contiene el proyecto constitucional andaluz, ésta representa un certero camino de transición del capitalismo al socialismo. La constitución de Antequera en todos sus compartimentos soberanos, persigue el advenimiento de la verdadera justicia social. Pero no se queda aquí, en una consigna grandilocuente y oportunista que pueda apoyar todo el mundo, explotadores y explotados. Sino que la verdadera justicia social, según esta constitución, solo puede venir mediante la independencia económica del pueblo.
Quienes luchan contra la explotación de seres humanos no pueden más que apoyar cualquier tipo de propuesta de constitución económica que como la de 1883 implique la eliminación del trabajo asalariado, del trabajo que se hace bajo dependencia y jerarquía de otros y bajo el principio de ajenidad con el que todo lo que producimos, que lo producimos todo, pertenece a otro, del que dependemos.
Además entendemos que los federales republicanos andaluces de entonces quisieron evitar también la discriminación que supone la “igualdad” burguesa reflejada en las constituciones contemporáneas, pues no puede haber igualdad entre quienes lo poseen todo para vivir y los que nos tenemos que vender y poner bajo la dependencia de otros para sobrevivir, estableciendo el principio de la equidad, favoreciendo a la parte más débil en las relaciones sociales, políticas o económicas.
Por último queremos destacar que el homenaje que contiene estas jornadas por la Constitución andaluza nos puede servir, nos debe servir para la recuperación de nuestra memoria colectiva, único camino para poder elegir en libertad lo que queremos ser como andaluces y andaluzas.
El proyecto constitucional andaluz no pudo ser en su momento. Ni tampoco cuando Blas Infante lo recupera para la elaboración del Estatuto Andaluz en los años 30. La situación del sistema mundo capitalista de aquellos entonces era muy diferente al actual.
En la primera ocasión la hegemonía británica del sistema mundo era incuestionable. En la segunda ya habían ocupado su lugar los EE.UU. extendiendo el sistema mundo capitalista a todo el planeta.
Si en la actualidad los diferentes polos mundiales que ponen en cuestión la hegemonía estadounidense no tuvieran capacidad para generar una nueva hegemonía, un nuevo centro del sistema que garantizara el orden político y la paz social mundial, podríamos estar ante el final de un sistema histórico, el capitalista, y en transición de un nuevo sistema histórico.
Si fuera este el escenario todas las posibilidades están abiertas, tanto las que persiguen un nuevo sistema excluyente y explotador como los que persiguen el triunfo de la democracia y la justicia social, el triunfo de los pueblos oprimidos y de las clases explotadas. De nosotros y nosotras depende.
Miguel Cano. Portavoz del Sindicato Unitario de Andalucía.
Enlace con todas las aportaciones previas a la celebración de las Jornadas:

http://www.elistas.net/cgi-bin/eGruposDMime.cgi?K9D9K9Q8L8xumopxCujzqlyq-elytnyCUQUURSCvthCnoqdy-qlhhyCUSTegb7

 

SU
Jun 242015
 

El Sindicato Unitario, Nación Andaluza y La Otra Constituyente, estamos organizando la I Jornada por la Constitución Andaluza que se celebrará en Antequera en próximo mes de octubre.

AntequeraEl próximo mes de octubre se celebra el 132º aniversario de la reunión y aprobación del primer proyecto constitucional contemporáneo para Andalucía. Frente a la caduca Constitución monárquica y españolista de 1978 que apuntala el régimen el Sindicato Unitario, La Otra Constituyente y Nación Andaluza venimos recordando estas fechas como los días en los que Andalucía dió a luz un texto constitucional propio, fundamentado en la soberanía andaluza y las necesidades del Pueblo Trabajador Andaluz.

El carácter soberanista de nuestra constitución es evidente cuando leemos su artículo 1º que proclamaba que “Andalucía es soberana” y que “no recibe su poder de ninguna otra autoridad exterior”. La soberanía de Andalucía reside en l@s andaluces/zas que se asocian en poblaciones: “La primera determinación de la soberanía colectiva es el municipio” y “La autonomía (de estos municipios) se compone de la suma de las facultades que en él delegan sus habitantes”. El aspecto socializante por otros como el 5º, apartado d cuando se afirma que la federación andaluza tiene por objeto “preparar el advenimiento de la verdadera igualdad social, mediante la independencia económica del pueblo”. La Constitución de Antequera reconoce, entre otros, “el derecho al trabajo” (…) “el derecho de instrucción gratuita” (…) “el derecho a la propiedad limitado por los derechos sociales” (…) “el sufragio universal permanente”, o “la independencia civil y social de la mujer”.

La Constitución de Antequera es un eslabón más en la lucha por la libertad del Pueblo Trabajador Andaluz. El texto constituyente andaluz de la historia contemporánea que sigue siendo un adelantado en su proyección de una Andalucía soberana allende nuestras fronteras y justa e igualitaria como sociedad. Somos conscientes que el proyecto de una Andalucía soberana no tiene ninguna relación con el sucedáneo que padecemos desde el 28F. Los andaluces ya tenemos nuestra propia Constitución que es la Constitución Andaluza de 1883 aprobada en Antequera. No necesitamos la Constitución de 1978 que nos puso nuevas cadenas a los mismo grilletes que nos aprisionan desde hace siglos. Reclamamos alto y claro el lugar que le corresponde a la Constitución de Antequera en la ciudad en la que se aprobó y en la historia de Andalucía.

Reivindicamos el legado de nuestra Constitución de 1883 que apostó sin fisuras por la soberanía popular andaluza, radicalmente democrática y socialista. Por ello pensamos que es necesario abrir no sólo un espacio de reivindicación de nuestra Constitución como lo venimos haciendo sino también de reflexión en torno a los pasos que podemos dar para hacer esta Constitución una realidad, del carácter actual de la Constitución Andaluza de 1883 en muchos de sus aspectos y de su imbricación en la historia reciente del Pueblo Trabajador Andaluz.

Por ello te invitamos a participar en las Jornadas sobre Constitucional Andaluza que tendrán lugar el próximo mes de octubre en Antequera. En ellas pretendemos reivindicar nuestra Constitución con un acto público. También queremos abrir un espacio de reflexión y debate sobre el papel que juega esta Constitución en nuestra historia reciente como pueblo trabajador y la actualidad de la misma. Por último queremos que este debate no quede perdido, sino que tenga su correlato con una reunión de las organizaciones y personalidades allí reunidas que establezca una ligazón en defensa, fomento y recuperación del texto constitucional andaluz más actual con el objetivo de liberar Andalucía y la Humanidad.

Atentamente,

Comisión organizadora de las I Jornadas por la Constitución Andaluza.

Feb 232015
 

El joven autor del estudio sobre la Constitución Federal de Andalucía de 1883, “Soberanía en la Andalucía del siglo XIX”, subrayó el carácter de “joya jurídica” de la propuesta constitucional de los republicanos andaluces en el acto que organizamos el Sindicato Unitario y Nación Andaluza.

1511151_10152628086836611_4206627120439806752_nFundamentalmente porque a diferencia de otras propuestas similares que se elaboraron por aquel entonces por el Partido Republicano Federal, contiene tres constituciones (municipal, cantonal y federal andaluza), y donde se reconoce al pueblo poder legislativo directo a través de las asambleas ciudadanas municipales y donde los órganos de gobierno no sustituyen la voluntad popular.

También destacó el contenido en derechos que aún hoy iniciando el siglo XXI no hemos podido conquistar como la igualdad de la mujer respecto al hombre, y la garantía de los poderes públicos para el ejercicio de derechos básicos como la enseñanza, el trabajo…

Por nuestra parte concluimos que dicha propuesta soberanista puede constituir una buena base para el debate y la construcción de una sociedad democrática y, por lo tanto, libre. Por eso nos proponemos colaborar con todas las iniciativas que persigan sacar la propuesta constitucional andaluza del armario donde la tienen escondida los programas de enseñanza oficiales.

 

Ene 282015
 

10307209_752862224789576_6111039518211530304_nNos vemos el próximo martes 10 de febrero, a las 19,oo horas en nuestros locales, donde el autor presentará su  libro: “Soberanía en la Andalucía del siglo XIX. Constitución de Antequera y andalucismo histórico”.

Organizamos el acto Nación Andaluza (N.A.) y el Sindicato Unitario (SU) en Huelva.

 

Dic 032014
 

La concentración se realizó el pasado 1 de diciembre convocada por el Sindicato Unitario, participando un centenar de compañeros y compañeras afiliados. También mostraron su apoyo de rechazo al Tratado Trasatlántico representantes de PCE, Nación Andaluza, PODEMOS y PCPE. En el acto el compañero Antonio Olivares leyó el comunicado que a continuación transcribimos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl TTIP, tratado de libre comercio entre los EEUU y la UE, lo podríamos considerar el penúltimo ataque de los de arriba contra los de abajo y contra el planeta, o mejor dicho el UNICO planeta.

Dentro de la vorágine capitalista, este acuerdo o plan maquiavélico; que se está llevando en secreto con total oscurantismo, es un “a por todas” lanzado y capitaneado por las grandes transnacionales norteamericanas y europeas para tratar de mantener sus multimillonarias cuentas de beneficios frente a los mercados emergentes de China, Rusia, Brasil y Sudáfrica. Todo esto a costa de la población trabajadora y del planeta, limitando o anulando lo que hasta ahora nos vendieron como derecho dentro del estado de bienestar.

Si bien el TTIP perjudica más a los estados del sur de Europa, a territorios como el andaluz el ataque se redobla. Las transnacionales creen que aún pueden exprimir más al pueblo trabajador andaluz. Creen que pueden apretarnos más aún. Y como ha ocurrido históricamente su Estado, el español, colabora cuando las élites capitalistas y los distintos gobiernos han maltratado nuestro pueblo, marginándolo económica y culturalmente, desviando hacia Andalucía unas industrias venenosas que solo han dejado las migajas del pastel, vía sueldos y expropiándonos riquezas y vidas humana.

Nos quieren convencer que con el TTIP vamos a volver al crecimiento económico. Cabe recordar que; en los momentos que ellos denominan  de crecimiento económico, en Andalucía lo único que ha crecido es el paro, teniendo que soportar; además, que se venda  esta tierra y a sus gentes como una población mantenida y subsidiada, olvidando; intencionadamente, los ejemplos de pueblo trabajador y comprometido que siempre ha dado nuestra gente, siendo motores ineludibles  de economías  europeas y de otros territorios del estado cuando abandonaron nuestra tierra para emigrar en busca de la hogaza de pan. Continue reading »