Jun 292018
 

Victoria en votos del Sindicato Unitairo en Smurfit Kappa de la Palma del Condado. A pesar de ello, un resultado contradictorio.

El colegio electoral de Especialistas y no cualificados cuenta con un censo de 55 trabajadores de los que ha ejercido el voto un total de 41, es decir, el 74,5%, repartidos de la siguiente manera:

Comisiones Obreras- 3; Unión General de Trabajadores- 6; y Sindicato Unitario – 32, de lo que resultan los siguientes porcentajes: CCOO 7,3%; UGT 14,6; y SU 78%, correspondiéndoles 1 miembro de comité de empresa a UGT, 2 a SU y ninguno a CCOO.

Por el colegio electoral de Técnicos y Administrativos, con un censo 28 trabajadores y 9 trabajadoras (37 en total), sólo ha presentado lista Comisiones Obreras, obteniendo los 2 miembros de comité de empresa que le corresponden a dicho colegio, siendo las votaciones de la siguiente manera:

Han ejercido el voto 16 trabajadores/as, es decir, un 43,2% del censo de los que 4 han sido en blando y efectivos 12.

En resumen el comité elegido, pese a la abrumadora mayoría de apoyos al Sindicato Unitario ha sido de 2 miembros para CCOO, 1 para UGT y 2 para SU.

No obstante todo el sindicato quiere dar la enhorabuena a todos quienes nos han votado, pero sobre todo a los que han tenido el valor de presentarse con nuestras siglas, especialmente a Páez y a Tino, que año tras año, se han mantenido firmes a pesar de los inconvenientes.

Dichos inconvenientes resultan de la imposiblidad de que los trabajadores y trabajadoras del colegio electoral de Técnicos y Administrativos puedan presentarse como candidatos y candidatas por otro sindicato que no sea el “recomendado” por la dirección de la planta. Dirección que año tras año ha intentado, sin resultados, hacer dimitir a nuestros candidatos del colegio de Especialistas nada más presentar nuestra candidatura.

En las anteriores elecciones de los tres candidatos que presentamos uno de ellos dimitió tras una breve “charla” con la dirección. En esta ocasión, de los seis candidatos que hemos presentado, tras hablar nuevamente con la dirección de la planta, dos dimitieron y cuatro se mantuvieron firmes.

La cantinela que se suele usar contra nuestro sindicato en esta empresa es que el objetivo del Sindicato Unitario es el de cerrar empresas. Y ponen como ejemplo nuestro intento de cerrar Cítricos del Andévalo, donde fabrican zumos Don Simón.

Queremos aprovechar esta página para respondes a estas acusaciones que sólo se les puede ocurrir a un imbécil. Nuestro sindicato se financia al 95% de las cuotas de los afiliados y afiliadas que trabajan. No de las ayudas de las Adminstraciones Públicas ni de las empresas privadas como pueden financiarse otros. Por lo que si nuestro objetivo fuera cerrar fábricas en realidad lo que pretenderíamos sería cerrar el propio sindicato. Ésto lo haremos algún día, seguro, pero cuando hayamos extirpado la explotación de la clase obrera, nunca antes.

Y el ejemplo que usan es muy llamativo. En Cítricos del Andévalo lo que pasó es que unos valientes trabajadores quisieron presentarse en las elecciones sindicales por el Sindicato Unitario y, también allí la dirección de la empresa había elegido otro sindicato. Todos ellos fueron despedidos y sus despidos fueron declaranos NULOS.

Ese fue nustro intento de cerrar la fábrica de zumos, ofrecer nuestras siglas a quienes nos la solicitaron y defenderlos en el juicio por despido.

Una vez aclarado esto, mantenemos la esperanza en en que enta ocasión el comité de empresa elegido en Kappa cumpla su función de representación legal de toda la plantilla. Por nuestra parte pondremos nuevamente todo nuestro empeño.

 

Jun 212018
 

Desde mediados de los años 90 del siglo pasado asistimos a explosiones de protestas jornaleras, año tras año coincidiendo con el final de las campañas de los frutos rojos. La mayoría de las ocasiones aisladas y silenciadas, y en otras,  las  menos, con repercusión en los medios de comunicación. Todas ellas responden a las duras y denigrantes condiciones de trabajo padecidas durante las campañas, donde la práctica generalizada es el incumplimiento del convenio y resto de legislación reguladora de las relaciones laborales. Y donde en ocasiones, más de las que nos pudiéramos imaginar, no existen límites en bajeza humana y en humillaciones  constantes hacia la clase jornalera.

Así nos encontramos  en esta ocasión de 2018, con la repugnante y vomitiva situación en la que se han visto envueltas algunas compañeras que han tenido la valentía de denunciar haber sido acosadas sexualmente.

Este escenario de los campos  andaluces de Huelva tuvo un inicio en el tiempo pero parece no tener  fin.  Y como en toda situación en la que se producen sufrimiento y víctimas, existen unos culpables. Encauzar  las necesarias manifestaciones de rabia jornalera sin denunciarlos denotan una total ignorancia de la raíz de la situación laboral en las grandes explotaciones agrícolas andaluzas; o se encauzan buscando intereses ajenos a la búsqueda de soluciones reales y duraderas  o, lo que es peor, pudieran denotar complicidad con los verdugos.

Autores intelectuales.- La Unión Europea.

Los intereses generales de la Unión Europea, en la que el Estado español  es socio preferente al ser la cuarta economía de su Unión Monetaria (por lo que aporta su parte correspondiente), se concretan para el tema que nos ocupa dentro de la política económica de la Unión, que no consiste en otra cosa que el mantener la hegemonía franco-alemana sobre las Europas. Es decir, la hegemonía de la Europa noroccidental frente a la Europa mediterránea y la Europa oriental.

Y al servicio de esos intereses se planifica la actividad económica que ha de tener cada rincón, cada parcela, de este mercado unido europeo, en el que a Andalucía parece ser que le ha tocado en suerte  la producción  extractiva, la química básica, la agricultura intensiva y el turismo de masas.

Particularmente, la agricultura andaluza está destinada a: mantener la casta terrateniente del sector ante la competencia de países más competitivos en la producción agrícola; y a abastecer el mercado de la Unión de productos del sector primario y a bajo precio, para lo que se requiere una agricultura intensiva, devoradora de la fertilidad de nuestro suelo, y también de una gran cantidad de mano de obra barata.

Pero para llevar a cabo estos planes han de desregular previamente  el mercado laboral interno en el Estado español,  que en esos años estaba relativamente bien pagado y con derechos laborales  y sindicales reconocidos, también relativamente, aceptados y acatados por todos los agentes sociales.

Autores materiales.-

Estos  son: las Instituciones de gobierno europeas, el Estado español con sus Cortes Generales, Juntas autonómicas de gobierno (en nuestro caso la Junta de Andalucía), diputaciones y ayuntamientos, de quienes además dependen Jueces y policías. Y a los que se unen las mafias de tráfico de seres humanos. Veladores y fieles cumplidores todos ellos de los objetivos de la Unión con las siguientes herramientas:

  • Con el concurso de las mafias inundan el mercado laboral interno de mano de obra, forzando a la baja los salarios y relajando el cumplimiento de las leyes laborales y de los convenios. Aumentando la productividad y rentabilidad del tráfico de seres humanos y,  por lo tanto,  los recursos en “B” del Estado, que junto al incautado por el tráfico de armas y de drogas, constituyen los verdaderos fondos reservados que escapan de cualquier control democrático por mínimo que sea.

 

  • Con reformas laborales que vayan legalizando las situaciones de incumplimientos de leyes, de convenios, de reducción del jornal,  de aumento de los ritmos de trabajo y de aumento de la jornada laboral.

 

  • Con reformas del código penal que aumentan las penas y las multas de quienes se atreven a denunciar. Cuando no, usando los medios necesarios para hacer creer a la población ajena a estas actividades, en la maldad de los trabajadores o trabajadoras, en definitiva, en la maldad de las víctimas.

 

  • Inundado el mercado laboral interno con el efecto llamada que realiza la Unión Europea propagando su prosperidad, mientras que el hambre y las guerras que esa misma Europa provoca en África o en Oriente próximo, arrojan a cientos de miles de sus hijos e hijas, a pecho descubierto,  a ser explotadas y explotados por la voracidad y avaricia europea.

Esta situación provocó un fuerte cambio étnico en la clase obrera andaluza, fundamentalmente la jornalera, de la que su sector más atrasado y más animal pasa a convertirse en la quinta-columna del racismo de Estado y en el soporte material de apoyo a las alternativas de extrema derecha. Mientras que el sector más progresista y demócrata se vio reforzado con la organización y la lucha de estos nuevos componentes étnicos que con el tiempo aprendían el idioma, se enteraban de sus derechos y algunos y algunas de ellos y ellas encabezaron nuevas y refrescantes luchas.

¿Cómo impedir esto segundo?  Con el invento onubense de la contratación en origen, para lo cual se establece un número de trabajadores necesarios, resultado de las peticiones empresariales de mano de obra estable durante toda la campaña. Se crea una comisión formada por representantes de empresarios, instituciones del Estado y de los sindicatos que ostentan la condición de más representativos. Se elige un país con gente mucho más necesitadas que nosotras. Y se realiza la selección, preferentemente mujeres con cargas familiares. Dicen que para que no se queden y retornen, pero lo cierto es que son más pacientes en el sacrificio por las necesidades de sus descendencias y/o ascendencias.

Así que al gran número de jornaleras y jornaleros del mercado laboral interno, formado por gente nacida aquí como fuera de aquí, muchos de ellas y ellos “sin papeles”, se les une cada campaña agrícola para “ordenar los movimientos migratorios”, 20, 50 o 70 mil trabajadoras y trabajadores de más,  traídas desde cientos e incluso miles de kilómetros de distancia.

¿Alguien le ve sentido?  Pues lo tiene. En primer lugar se crea un nuevo tipo de relación laboral,  la de la mano de obra temporal de la gleba. Temporal,  pues se realiza para que cuando concluyan los  trabajos  de cada campaña desaparezca del mercado laboral interno del Estado español. Y de la gleba, pues sus condiciones de trabajo se asemejan más a la servidumbre  que  al trabajo asalariado,  en tanto que a muchas de ellas se les ha secuestrado los pasaportes, o se les dan “viviendas” dentro de las fincas, que no reúnen condiciones de habitabilidad, sin transporte público para desplazarse a los municipios cercanos para abastecimientos o relaciones sociales extra-laborales… Tampoco conocen el idioma ni entienden lo que  establecen los convenios y leyes laborales sobre sus derechos, ni conocen los mecanismos sociales de protección de los más necesitados, ni, por su condición de temporal,  tendrán tiempo de conocerlos.

En segundo lugar dejan a un gran número de jornaleras y jornaleros del mercado laboral interno sin trabajo, de los que los “sin papeles” juegan un papel fundamental: los asentamientos.

Durante las  campañas  agrícolas  se consiente por parte de las autoridades, el asentamiento de un gran número de sin papeles en las cercanías, malviviendo en chozas, dispuestos a trabajar en cualquier momento, a cualquier precio y bajo cualquier condición. Asegurando la recogida de los frutos todos los días de cada campaña, independientemente de las festividades, descansos, etc. que disfrutan los jornaleros y jornaleras del mercado laboral interno “con papeles”,  reforzando el carácter racista de la jerarquización de la mano de obra andaluza.

No obstante tenemos que decir que no nos oponemos a la contratación en origen para aquellos sectores para los que exista una verdadera oferta de empleo no cubierta por el mercado laboral interno, fundamentalmente en puestos de alta cualificación teórica, técnica y profesional.

Nosotras, la gente del Sindicato Unitario de Andalucía,  creemos que ante cada ataque, ante cada abuso que suframos la clase obrera y a los que podamos ofrecer resistencia, hay que, al mismo tiempo, señalar a los verdaderos culpables del sufrimiento jornalero del siglo XXI: la Unión europea y su manigero en Andalucía, el Estado español, sus Instituciones y agentes sociales.

Éstos últimos, incluso los llamados alternativos, que al reclamar respeto de derechos en la contratación en origen están defendiendo la existencia de las jornaleras de la gleba, que al reclamar mayor control democrático y mayor participación en las elecciones sindicales, no ponen en cuestión los instrumentos de control de la casta empresarial sobre la clase obrera, que al exigir mayor actividad y eficacia de la Inspección de Trabajo están poniendo en las manos del propio sistema que genera el dolor jornalero la exclusividad en erradicar ese dolor, que al estar presentes en las Instituciones como representantes de sus votantes aún no usan su situación privilegiada para denunciar a esas mismas Instituciones que se alimentan de nuestro sufrimiento.

Nosotras aún estamos esperando y fomentando la aparición y fortalecimiento de las organizaciones  sociales,  económicas  y políticas  que proclamen y trabajen por la socialización de la Tierra, liberándola de cualquier tipo de posesión, que proclamen la conversión de la clase jornalera en clase labradora, propietaria del fruto de su trabajo. Que asuman la resolución de nuestros problemas y sufrimientos como lo asumieron los federales andaluces de 1883 en su propuesta de Constitución andaluza. Es decir, que asuman las aspiraciones  del andalucismo revolucionario de Blas Infante.

En definitiva,  esperando y  fomentando la construcción de un marco andaluz  y democrático de relaciones laborales en el campo, la industria, el comercio y los servicios, donde las trabajadoras y trabajadores tengamos capacidad real y democrática de decisión sobre nuestras  condiciones  de vida y trabajo, y sobre la producción; qué, cuanto, cómo y para qué se produce, para lo que es necesario que Andalucía deje de ser esclava de Europa, su primera colonia interna. Por ello, hoy más que nunca

¡¡Viva la clase jornalera!!

¡¡Viva Andalucía Libre!!

Jun 132018
 

La Secretaría General de Acción Sindical del Sindicato Unitario de Huelva, se reunirá el próximo día 15 de junio, a las 19,00 horas en nuestros locales para tratar sobre los problemas más sobresalientes del sector del metal en nuestra provincia, centrados fundamentalmente en las contratas de la AIQBE, minas y parques eólicos. A la reunión acudirán algunos delegados y delegadas del sector así un grupo de trabajadores y trabajadoras.. De las conclusiones y acuerdos que se alcancen informaremos a todo el sector.

Jun 082018
 

Desde el Sindicato Unitario de Almería, estamos asistiendo a varios trabajadores que han interpuesto, a través de nuestros servicios jurídicos, demandas de despido y de reclamación de cantidad contra la empresa Servicios Sociosanitarios Generales.

Más allá de las futuras sentencias, que esperamos condenen a la empresa por despidos improcedentes y a pagar las cantidades debidas, los comentarios que nos hacen los trabajadores sobre sus condiciones de trabajo, aunque habituales en todos los servicios que la Junta de Andalucía tiene subcontratados con empresas privadas, no dejan de sorprendernos.

Esta empresa en cuestión, Servicios Sociosanitarios Generales, en la delegación de Almería al menos, se dedica al transporte de enfermos en ambulancias, cubriendo gran parte de la plantilla con contratos temporales en prácticas.

Estos trabajadores en concreto, además de haber cobrado un 40% menos de salario del establecido en el convenio de aplicación, han sido obligados a realizar servicios de urgencias con ambulancias colectivas, algunas sin un mínimo botiquín. Hay que tener en cuenta que las ambulancias colectivas son las usadas para quienes tengan problemas de movilidad, o vivan en zonas aisladas…

En dichas ambulancias colectivas se han llegado a transportar enfermos con roturas de cadera, tobillos, luxaciones de hombros o pelvis, ictus, infartos… y son conducidos por un sólo técnico de emergencias sanitarias, que no son ni auxiliares ni enfermeros. A veces han tenido que llamar al 061 para que las personas trasladadas en dichas ambulancias contaran con un servicio médico adecuado.

También podemos contar el caso de un trabajador que se está siendo investigado judicialmente por lo penal  ante la denuncia de los familiares de un enfermo que falleció en uno de esos transportes, sin que los servicios jurídicos de la empresa le hayan ofrecido hasta el momento algún tipo de cobertura jurídica.

No se nos puede olvidar otro comentario que nos hacen los trabajadores acerca de los desplazamientos que en ocasiones tienen que realizar a gran distancia, como por ejemplo de uno de Almería hasta Barcelona y vuelta, con un solo conductor, sin descanso reglamentario alguno en todo el recorrido, sin que haya recibido dietas o le hayan abonado hora extra alguna. Con el peligro que esto puede suponer para el propio trabajador, paciente, familiares y otros conductores, a lo que hay  que añadir el mal estado de algunos de los vehículos.

Y por ir terminando, destacar el trato que reciben estos trabajadores “en prácticas”, humillante e indigno para cualquier ser vivo, con cambios de horario permanentemente, realizando más de 3.000 horas de trabajo al año, como hemos dicho anteriormente, sin cobrar horas extras y con un 40% menos de salario de lo establecido en el convenio de aplicación. De tal forma que si bien al principio no denuncian por conservar sus puestos de trabajo, cuando los despiden, alegando fin de contrato, ninguno quiere recuperar su puesto de trabajo-esclavo.

Volveremos sobre este caso cuando vayamos teniendo las primeras sentencias de los juzgados de lo social de Almería, ante los que se ha demandado a la empresa por despido y en reclamación de cantidad de los salarios dejados de percibir.

No obstante, en un país que se autodefina como democrático y dirigido por sucesivos gobiernos socialistas durante cuarenta años como el Andaluz, debería estar prohibido constitucionalmente o estatutariamente, la externalización de los servicios públicos a empresas privadas.

Evidentemente, el objetivo de cualquier capital privado es el aumento de ese mismo capital: las ganancias, los beneficios. Y la Junta de Andalucía, sabiéndolo, no para de externalizar servicios públicos a empresas privadas. Vigilancia, limpieza, transportes, servicios sanitarios, sistema educativo, viviendas públicas… Grandes beneficios privados, puente hacia la corrupción, aumento de la explotación laboral, aumento de las desigualdades (a igual trabajo distintos salarios), de las enfermedades profesionales, accidentes y víctimas…

Nuestra Constitución, la andaluza de 1883, establece el derecho a la propiedad privada pero limitada por los derechos sociales. La Constitución impuesta en 1978 y el Estatuto de Autonomía para Andalucía dicen lo contrario, brindando al sol las libertades de empresa y mercado, a las que se les conceden las máximas protecciones políticas, jurídicas, policiales y militares llegados el caso. Y, por ello, el abandono de la prestación de los derechos sociales de toda la población en general y de la clase obrera en particular.

Leyes que protegen la avaricia del capital privado en cada concurso público para la realización de esos servicios externalizados a la actividad privada, y que ante la obligación de subrogación en los mismos derechos y salarios de los trabajadores y trabajadoras de las plantillas, o les amenazan con el despido si no se bajan los salarios, como por ejemplo la marinería de los Puertos Públicos Deportivos de Andalucía, donde acordaron bajárselos, o se les amenaza con el despido si no se bajan los salarios, como por ejemplo al personal administrativo de esos mismos Puertos Públicos, donde fueron despedidos y despedidas por no acordar bajarse los salarios, ya de por sí bastante insuficientes.

Blas Infante, en su programa electoral a Cortes Constituyentes de la II República en la candidatura Coalición Republicana Revolucionaria Federalista Andaluza, abogaba por la remunicipalización y reprovincialización de todos los servicios públicos, con la prohibición de dejarlos en manos del capital privado.

Desde el Sindicato Unitario de Andalucía soñamos porque en este periodo preelectoral, a un año de próximas elecciones municipales, autonómicas y europeas, surjan candidaturas que defiendan programas de este tipo, para que podamos iniciar la construcción de una Andalucía verdaderamente democrática y con un gobierno verdaderamente socialista. O como establece  nuestra Constitución de 1883: una Andalucía autónoma y soberana,  organizada en una democracia republicana y representativa… que busca la igualdad social mediante la independencia económica del pueblo.

Por un Marco Andaluz y Democrático de relaciones laborales

Fuera explotadores y explotadoras de Andalucía.

Viva Andalucía Libre

Mar 062018
 

Este 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora:¡ Todas a la Huelga Feminista!

El Sindicato Unitario de Andalucía es una organización obrera de lucha, donde entendemos que forma parte fundamental de la misma la lucha contra todo tipo de privilegios, contra los privilegios de unas naciones sobre otras, de unas clases sobre otras de unas etnias o culturas sobre otras, en definitiva de unos seres humanos sobre otros.

Para nosotras la huelga feminista del 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora, es una nueva oportunidad de lucha obrera.

Cuando Andalucía fue un país libre, las andaluzas, aunque siempre en el marco de una organización social patriarcal, teníamos derechos a tener propiedades, a estar a cargo de las empresas junto a sus maridos o en solitario, tenían derecho a la literatura, la filosofía, al divorcio, al ejercicio de la justicia, de la medicina, etc.…

Tras las invasiones y conquistas cristianas de Andalucía, las cruzadas contra herejes, la quema de brujas, el exterminio de las sociedades matriarcales indígenas de América, la caza de “pieles negras” africanas…  se nos impuso una cruel discriminación de clase, de etnia y de género, convirtiéndonos, a las que escapamos del exterminio, en meros instrumentos de trabajo de menor valor que los del varón que comparte nuestra clase y etnia, y en reproductoras y educadoras de mano de obra esclava.

Es una de las particularidades del Estado moderno, del sistema capitalista, la cosificación de unos seres humanos por razones de género, étnica o de orientación sexual. Donde los únicos a los que se les otorga  la consideración de verdaderos seres humanos son a los varones, blancos, heterosexuales, propietarios, cristianos y europeos.

El Sindicato Unitario de Andalucía apoya la huelga feminista del 8 de Marzo por la igualdad entre hombres y mujeres, como parte fundamental de la lucha por la erradicación de los privilegios de unos seres humanos sobre otros, de unas naciones sobre otras, como parte integrante de la lucha anticapitalista.

Apoyamos la huelga de 24 horas de todas las mujeres, porque la lucha por la libertad tiene que ser feminista, anticapitalista y soberanista o no habrá libertad posible para todas y todos.

Este 8 de marzo: TODAS A LA HUELGA

Feb 212018
 

La Plataforma Onubense en defensa de las Pensiones Públicas, nos ha hecho llegar un comunicado-convocatoria al Sindicato Unitario de Huelva, dirigido “a los comités de empresa y organizaciones de la clase trabajadora”, llamando a la movilización del próximo día 22 de marzo que la Coordinadora Estatal en defensa de las Pensiones Públicas ha organizado.

El Sindicato Unitario de Huelva está con, y apoya, a la Plataforma Onubense y por ello, hace un llamamiento a la afiliación del sindicato en Huelva a la participación en dicha manifestación así como a la labor de la Plataforma provincial.

Debemos tener en cuenta que la pérdida del poder adquisitivo de las pensiones y la posibilidad de que desaparezcan por una posible quiebra de la Seguridad Social española, ha ido pareja a la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, a la precarización laboral, a la pérdida de derechos democráticos y laborales, y a la privatización de los servicios públicos, o lo que es lo mismo, a la conversión en negocios privados de la prestación de los derechos sociales que TODOS los gobiernos desde la Transición han llevado a cabo, con la complicidad y/o incompetencia de la Junta de Andalucía para revertir esta situación.

Contención salarial y precarización laboral que han sido acordadas en cada pacto por la negociación colectiva, firmados y sentenciados por la patronal, el gobierno de turno y las grandes centrales sindicales. ¡De aquellos polvos, estos lodos!

Ahora, algunos de los que han estado gobernando y hoy están en la oposición, a un año vista de las próximas elecciones municipales, autonómicas y europeas, y a dos años de las generales (en caso de que no se adelanten), apoyan y fomentan también esta movilización. Incluso esas grandes centrales sindicales que han suscrito aquellos pactos de negociación colectiva que moderaban salarios y reducían derechos (mientras aumentaban los beneficios empresariales), también se esfuerzan en la convocatoria del próximo días 22 de marzo. Bienvenidos a la lucha por las pensiones públicas que otras personas hemos defendido en solitario siempre y que seguiremos defendiendo antes, durante y después de las contiendas electorales, luchando y oponiéndonos a los pactos que han permitido poner en peligro las pensiones públicas y que las ha empobrecido, así como los que se hagan en el futuro, con el mismo o con nuevos gobiernos españoles que ahonden la precarización y empobrecimiento de trabajadores y trabajadoras.

MANIFESTACIÓN, 22 de Febrero de 2018

Plaza de la Constitución (Ayuntamiento), a las 11,00.

Jun 152017
 

Lunes 19 de junio, a las 19,30 horas en Plaza de los Niños Bosnios (La Orden).

El Sindicato Unitario convoca una Asamblea Informativa de barrio en La Orden, para exponer las condiciones de trabajo que padecemos en las empresas del Polo Químico y en sus contratas, donde vemos cómo a pesar de los records en producción y beneficios empresariales nuestras condiciones de trabajo se precarizan, perdiendo derechos y salarios y condiciones de seguridad.

 

Abr 262017
 

POR LA ABOLICIÓN DE LA ESCLAVITUD EN EL TRABAJO

¡ANDALUCES, LEVANTAOS!

Un año más, desde el Sindicato Unitario de Andalucía conmemoramos en este día, las luchas obreras y huelgas que se iniciaron un 1 de Mayo de 1886 en Chicago, y que concluyeron con falsos juicios y con pruebas falsas (como se comprobaría más tarde), que condenaron a cárcel a algunos y a muerte a otros de los supuestos cabecillas.

Sus verdaderos delitos consistieron en la reivindicación de las 8 horas de trabajo en lugar de las 12, 14 e incluso 18 horas diarias de trabajo habituales.

Pero la obtención del máximo beneficio, por encima de cualquier otra consideración, es la lógica del sistema capitalista. Cualquier conquista alcanzada con la lucha y el sacrificio de la propia clase obrera, nos es arrebatada en cuanto le es posible a los acumuladores de capital mediante la modificación de las leyes, el aumento de la represión o en la misma negociación colectiva.

Esta lógica se impuso con la violencia, se mantiene con la violencia y morirá con la violencia contra la clase obrera y contra los pueblos a los que les son arrebatados sus recursos y riquezas naturales, mientras que son convertidos en nuevos agentes a los que explotar, o en población sobrante a la que eliminar en el caso de no adaptarse a las condiciones impuestas de servidumbre.

Años antes de las revueltas de Chicago, Carlos Marx advertía que aun siendo necesario el combate constante por impedir el recorte en derechos y salarios y de mejorarlos, no es suficiente para lograr superar el sistema que antepone la acumulación privada de capital a la defensa de la vida en todas sus formas, teniendo en cuenta -como mantenían los jacobinos de Robespierre- que el derecho a la vida humana debe ir acompañado con el derecho a la existencia, es decir, a la alimentación, la vivienda, la ropa, la educación, la salud…

Una gran mayoría de las organizaciones sindicales y de partidos de izquierda tienen en sus direcciones elementos que no entienden que hoy no es día para reivindicar una explotación más dulce, menos cruel. No es día para visualizar luchas locales o sectoriales, por muy importantes que sean. Hoy es día para que las direcciones de esas organizaciones sindicales y políticas de izquierda proclamen la necesidad de poner fin al sistema capitalista, no de mejorarlo. Hoy es el día para reivindicar la necesidad de las personas explotadas de conquistar la democracia, el fin de la esclavitud en el trabajo, de proclamar el socialismo.

Tampoco entienden que Andalucía constituye un marco autónomo de la lucha de clases. Frente a lo trabajador, ahorrativos y cultos que son otros pueblos, a nosotros nos ven graciosos, vagos, incultos, mantenidos y borrachos porque cobramos en las tabernas por no hacer nada. Es lo que se dice de las etnias a las que hay que privar de constituirse en naciones impidiendo con ello posibles competidores en la acumulación de capital. Es lo que se dice de las etnias a las que hay que colocar en los trabajos peor renumerados y de peor calidad. Somos las chachas del norte. Somos del sur, somos el sur colonizado.

Nuestro hecho diferencial en la lucha por el socialismo, con respecto a los pueblos del norte, consiste en que la lucha por la conquista de la democracia, por el socialismo, no puede ser sólo una lucha anti imperialista más. También es una lucha anti colonial.

Las riquezas de Andalucía salen de nuestra tierra como antes salía la plata de las minas del Potosí. Lo llaman aumento de la exportación pero es aumento del saqueo mediante industrias extractivas, químicas básicas, agricultura intensiva y turismo, con la ayuda de las élites que nos gobiernan para los cuales siempre ha habido, hay y habrá mientras que no derrotemos al capitalismo, puertas giratorias y comisiones corruptas.

Este estado de cosas se mantendrá hasta que la propia clase obrera nos arremanguemos y nos pongamos a construir un nuevo modelo social, político y económico donde no quepan la explotación humana y de la naturaleza, donde no quepa el dominio de unos pueblos sobre otros, donde quepamos todas las personas, sin víctimas del sistema, sin sufrimiento por el sistema. Como canta la Internacional:

Ni en dioses, reyes o tribunos está el supremo salvador. Nosotros mismos realicemos en esfuerzo redentor.

Viva el 1º de mayo

Viva la Clase Obrera

Viva Andalucía Libre.

Ene 252017
 

El 5 de diciembre de 2014, el Sindicato Unitario presentó demanda en el juzgado de lo Social de Huelva, para que se reconociera en la empresa CEPSA Refinería La Rábida,  la figura del trabajador nocturno en aquellos trabajadores que prestan sus servicios con turnos rotativos de mañana, tarde y noche repartiendo su jornada anual (2 mañanas, 2 tardes, 2 noches y 4 días de descanso).

Esta condición afecta a todos los empleados de CEPSA RLR, unos 500 de una plantilla de 900.

La sentencia declara que “los trabajadores de la empresa CEPSA RLR sometidos al actual régimen de turnos afectados por este conflicto colectivo, deben ser considerados trabajadores nocturnos, con las consecuencias legales derivadas de tal calificación, condenando a la empresa demandada a adecuar su conducta a dichas consecuencias legales”.

Sentencia trabajadores nocturnos CEPSA RLR

Nov 302016
 
El 29 de noviembre se inició huelga indefinida en EURORESA, que va a proceder al despido de una treintena de trabajadores al perder el contrato que mantenía con CEPSA Refineria la Rábida para los trabajos de andamieje.

15230569_1302437029819061_3988732398750678758_nTras las últimas reformas laborales que han eliminado la negociación colectiva, las grandes empresas se aprovechan para substar a la baja el precio de la mano de obra. Siempre hay trabajadores más necesitados dispuestos a trabajar por menos dinero y siempre habrá empresas “piratas” que esclavizan todo lo que puede las condiciones de sus trabajadores.

Las grandes empresas no entienden que los trabajadores somos seres humanos, nos consideran recursos humanos, instrumentum vocale nos llamaban en la antigua Roma.

En este año CEPSA Refinería la Rábida ha obtenido una cifra record de beneficios que se van directamente fuera de Huelva y de Andalucía, dejando puestos de trabajo cada vez peor pagados, más inseguros y más sacrificados para que los beneficios no solo se mantengan sino que crezcan sin parar.

BASTA YA DE ESCLAVITUD EN EL POLO QUÍMICO DE HUELVA

POR LA APLICACIÓN DE LOS CONVENIOS PROVINCIALES EN TODAS LAS CONTRATAS DE LA AIQBE

POR LA SUBROGACIÓN DE LOS TRABAJADORES CUANDO CAMBIEN LAS CONTRATAS.