En defensa de los puestos de trabajo: NO AL CIERRE DE ENCE

Desde el Sindicato Unitario de Huelva, ante el conflicto de Ence, queremos manifestar  lo siguiente:  Como no puede ser de otra manera, nos solidarizarnos con la plantilla y con el resto de puestos de trabajo que a día de hoy están en peligro.

Protesta-EncePero también queremos decir lo siguiente: Ante las reformas laborales de Zapatero primero, completada y ampliada por Rajoy después, tanto monta monta tanto, se planteaba un escenario laboral donde las consecuencias eran más que evidentes. La pérdida de derechos de la clase trabajadora, aumentando hasta el extremo la capacidad de las empresas para despedir, descolgarse de los convenios y en definitiva armarlas de poder, para utilizar a  la clase trabajadora como mano de obra esclava, aderezada por la indecente cifra de desempleados, todo en nombre de la competitividad y la productividad.

 Cuando una empresa deja de invertir en lo mínimo, que es el mantenimiento de las instalaciones, es el primer indicio de que  el futuro para dicha empresa ya ha sido estudiado y le han puesto fecha de caducidad. Y eso venía ocurriendo en Ence desde hace años. Cabe recordar los accidentes que se han producido y de fatales consecuencias, como el ocurrido en Marzo de este mismo año, provocados por la falta de mantenimiento y la contratación de mano de obra a menor precio a costa de la mano de obra especializada.

Ahora, cuando lo previsible, aunque no previsto, al menos por la parte de los trabajadores, ha ocurrido, volvemos a ver a las fuerzas vivas de esta ciudad sacando el onubensismo y ponerse de parte de la clase trabajadora, buscando la portada de periódico y la foto junto a las victimas, en esta semana de movilizaciones que lamentablemente, mucho se parecen a unos funerales de estado, por los puestos de trabajo perdidos, que hay que recordar que sumarían unos 2000 entre directos e indirectos y unos cuantos más entre indirectos externos a Ence, llámense tiendas, bares, zapaterías y demás negocios donde dejarán de acudir a consumir las 2000 familias que se ven amenazadas, ya no solo de perder sus puestos de trabajo, si no algunas incluso de amenaza de caer en la exclusión social.

A qué vienen ahora los políticos, si cuando la clase trabajadora los necesitaba era cuando desde Madrid, sus jefes redactaban y aprobaban las reformas laborales y no se opusieron, no sacaron la cara, como vienen haciendo por cierto, desde la transición hasta nuestros días, dejando una región y una provincia como invernadero y como trastero y cuarto de basuras.

A día de hoy ¿qué futuro se puede esperar para los andaluces en general, y para los onubenses en particular? ¿qué tejido productivo nos queda?  La agricultura bajo plásticos en Almería, los olivos en Jaén y Córdoba y las fresas y naranjas en Huelva, los demás a servir a los turistas que tengan a bien venir a visitarnos si lo que ofrecemos es barato, y todo con puestos de trabajo estacionales y de baja remuneración.

Se desmantela el polo químico en Huelva a cambio de nada, a cambio de muchos miles de millones de euros que se han aportado a estas empresas y que a día de hoy se van a marchar de rositas y con los restos de su botellón sin recoger. Eso es lo que dejan, las mierdas, por que los beneficios siempre se han ido de Despeñaperros  para arriba.

Volviendo a Ence, la solución pasará como en Astilleros o Foret, la cuenca minera, Delphi o Santana Motor. La formula preestablecida, la que nos venderán estos políticos de salón y corbata funeraria; prejubilaciones, traslados y recolocables que nunca se recolocan. A cambio nos entretendrán con discursos y dialécticas, que si no fuesen por lo dramático de la situación, nos provocarían risa. Tienen el arte de hablar sin decir nada, tienen la habilidad de buscar siempre en el contrarío al culpable, tienen la maestría de desviar siempre su culpa hacia cualquier asunto ajeno a ellos.

 Compañeros, ante la situación a la que nos enfrentamos no descartéis la
opción de que seáis los trabajadores lo que toméis el control de la producción. Las instalaciones están más que pagadas, con dinero público y con vuestra sangre. Son vuestras, exigirle a los políticos que se pongan a currar para que esto sea posible, si no hacedlo sin contar con ellos.

Huelva no da más de sí, no puede perder ni un puesto de trabajo más. Y los políticos que se pongan de una vez junto a la clase trabajadora, o que se quiten y no estorben.

Nos vemos en la lucha por vuestros puestos de trabajo. Salud.

2 Responses to En defensa de los puestos de trabajo: NO AL CIERRE DE ENCE

  1. todri dice:

    Sin comentario a bueno con dos cojones, un sindicato que pese al paso del tiempo sigue teniendo su seña de identidad

  2. diego lagares dice:

    Esto me parece un análisis muy serio y consecuente de lo que está ocurriendo en Celulosas. No es un hecho esporádico ni aislado, es consecuencia de toda una trama anterior que se ha desarrollado con el beneplácito de toda la clase política y sindicatos del sistema, llamados mayoritarios y representativos /(a quién representan?). En fin, de aquellos polvos, estos lodos. De todas formas, creo que merece la pena estudiar la propuesta del SU de que los obreros se hagan cargo de la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *