Inauguración del Centro Andaluz del Pueblo de Huelva, J. Félix Rivera

No pudo tener mejor comienzo la andadura del Centro Andaluz del Pueblo J. Félix Rivera, que con la conferencia del cantaor Juan Pinilla. Todos los que llenamos la sala quedamos maravillados con la visión que nos transmitió el maestro sobre significado del flamenco en nuestra historia  y en su participación en la lucha reivindicativa del pueblo andaluz. Este rato, en el que fuimos impregnados de esta parte de nuestra cultura, difícilmente podrá desaparecer de nuestra memoria. Gracias Juan Pinilla, por tu palabra y tu cante.

DSC_0211Palabras de presentación de la Conferencia “el flamenco, un arte andaluz: compromiso, tiempo y memoria

Antes de presentaros al compañero Juan Pinilla y deleitarnos con su palabra, permitirme unas breves palabras acerca de la asociación que organiza esta conferencia sobre el “Flamenco, un arte andaluz. Compromiso, tiempo y memoria”.

Esta asociación es un Centro Andaluz del Pueblo, en la que pretendemos con este acto que inaugura su nacimiento, contar con todos ustedes, para cubrir el espacio de la lucha de clases en el campo de la cultura.

Partidos y sindicatos participamos en la lucha de clase en los campos político y económico. Pero la dominación de las élites sobre los pueblos y la clase obrera, también se produce en el campo de la cultura, cuando desde las escuelas, universidades y medios de comunicación de masas tergiversan u ocultan los hechos históricos de quienes nos precedieron, en el interés de que perdida nuestra memoria, nuestra memoria histórica, seamos incapaces de decidir en libertad el qué somos y el qué queremos ser. Es decir, en el interés de que una vez perdida nuestra memoria podamos adquirir o descubrir nuestra identidad, la identidad de clase explotada, la identidad de pueblo colonizado y sumiso a los intereses del gran capital.

Frente a la uniformidad de la globalización y la falsa igualdad burguesa, nosotros y nosotras vamos a defender el derecho a la diferencia. Porque la igualdad burguesa se practica frente a los desiguales y porque, en cambio, el derecho a la diferencia nos iguala a los diferentes.

Y ese os proponemos que sea uno de nuestros objetivos fundamentales, la construcción de lo que tendrá que ser una de nuestras herramientas donde ejercer una parte de nuestra soberanía como clase y como pueblo, la soberanía sobre nuestra cultura, sobre nuestra forma milenaria de ser y de entender la vida que, aunque propia por producirse en el espacio geográfico andaluz, también compartida por sus similitudes con todo el círculo mediterráneo.

Queremos convertirnos en un centro de vida en este mar que nos ha unido desde la prehistoria y que hoy nuevamente las élites que nos gobiernan están convirtiendo en un mar de sangre y de muerte de inocentes.

Pero si centros como este son necesarios en toda Andalucía y en todos los pueblos y naciones oprimidas, más necesario se hace en Huelva, máximo exponente de la colonización y globalización del capital internacional, favorecido por un gobierno central convertido en manigero de nuestro amo, Europa.

Huelva  fue el mayor latifundio de Andalucía y del mundo, toda una provincia expuesta al expolio británico en la época victoriana y favorecido por los liberales progresistas y revolucionarios burgueses del siglo XIX.

Hoy ya iniciado el siglo XXI continúa el expolio a manos de capitales extranjeros que explotan y se enriquecen con el robo de nuestras riquezas y de nuestra mano de obra cada vez más esclavizada y empobrecida gracias al Polo Químico, a la actividad minera y los servicios ocupados por sucursales de las grandes multinacionales.

Hoy se celebra la época inglesa pero entonces cientos de vidas huelvanas regaron con su sangre el cobre que nos arrebataban. Se celebra el descubrimiento de América, pero entonces supuso la primera expansión planetaria del capitalismo depredador.

Una vez establecidos estas realidades que son compartidas por otras asociaciones similares, el punto de diferencia, nuestro derecho a la diferencia la ejercemos dedicando la actividad que podamos desarrollar desde este Centro Andaluz del Pueblo a la memoria de nuestro Félix Rivera.

Él no era un intelectual. En alguna que otra ocasión dijo que la clase obrera no produce intelectuales y que existen muy pocos intelectuales que estén con la clase obrera. Pero no  por ello dejó nunca de alumbrarnos con citas extraídas de Lenin, Marx, Petras… o con poemas de León Felipe, Galeano, Lorca, Juan Ramón, Machado…

Tampoco cantaba como para ganar algún tipo de concurso, pa qué vamos a mentir, pero su admiración por el flamenco, el conocimiento de todos los palos y la búsqueda de las letras más comprometidas, obreras o revolucionarias era un agradable entretenimiento.

Aunque a los que lo conocimos como luchador obrero consciente no nos hacen falta motivos para dedicarle cualquier acción de lucha contra la explotación y la opresión de la clase obrera y de los pueblos.

Para terminar esta breve introducción voy a leer un extracto del discurso que Federico García Lorca realizó en la inauguración de una biblioteca en la provincia de Granada en septiembre de 1931 y que seguramente Félix hubiera elegido para el día de hoy:

“Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todas las fuentes del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio del Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social”.

Bien, ahora os voy a presentar a Juan Pinilla, que como comprobaréis los que aún no lo conocéis, es de esos pocos intelectuales de los que hablaba Félix que está con la clase obrera, con los trabajadores y trabajadoras, con los oprimidos, con los que sufren.

Juan Pinilla Martín  es un cantaor de flamenco granadino, crítico, escritor, investigador y columnista. En agosto de 2007 ganó el Festival del Cante de las Minas, con el premio Lámpara Minera 2007, considerado el galardón flamenco más importante de la actualidad. Estudió Traducción e Interpretación. Ha cursado Derecho y Literaturas Comparadas. Ha sido nominado a los Premios Grammy Latinos 2014 en la categoría mejor disco de flamenco. Como ejemplo de artista comprometido con las causas sociales, la noche que se alzó con la Lámpara Minera dedicó el trofeo a la memoria de los obreros víctimas de la siniestralidad laboral.

Entre sus obras queremos destacar “Las Voces que no callaron”,  título de su primer libro en solitario y su segundo disco en el mercado. En él Juan Pinilla realiza un estudio ameno sobre los artistas flamencos que lucharon con su cante, baile o guitarra por la consecución de las libertades y la democracia.

No lo conocía antes de agosto del año pasado donde intervino frente al monumento a Blas Infante erigido donde las fuerzas fascistas del estado lo asesinaron. Frente a figuras destacadas de las fuerzas políticas del régimen no dudó en calificar la obra de Blas Infante de anticapitalista. Primeros pelos de punta. Luego nos habló un poco del flamenco, de su origen en el sufrimiento de un pueblo abatido. Segundos pelos de punta. Y luego su cante. Yo no soy aficionado al flamenco, pero en directo me emociona y las letras en los cantes de Juan Pinilla… otra vez los pelos de punta.

No podíamos tener un mejor comienzo una asociación de las características del Centro Andaluz del Pueblo J. Félix Rivera que con la palabra y el cante del maestro compañero Juan Pinilla.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *