Isidoro Moreno y Manuel Delgado presentaron en Huelva su libro “Andalucía: una cultura y una economía para la vida”

Medio centenar de trabajadores y trabajadoras, de gentes de izquierda y luchadora de toda la vida, nos congregamos en la presentación del libro “Andalucía: una cultura y una economía para la vida” de Isidoro Moreno y Manuel Delgado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERANuestro compañero Félix Rivera dice que la clase obrera no produce intelectuales, y hay muy pocos intelectuales que estén con la clase obrera. Debe ser, por las características de los presentes que Isidoro y Manuel sean de esos pocos que están con nosotros.

Manuel Delgado nos plantea que la especifidad de la economía andaluza, su manera de funcionar y sus efectos que poco tienen que ver con la de otros territorios, es producto de nuestro propio proceso histórico.

En Huelva la producción de las actividades extractoras mineras, el polo químico y el oro rojo, los recursos más importantes de la provincia, no han estado nunca a nuestro servicio sino al de centros de producción alejados de Andalucía, típico de una economía colonizada, periférica.

Pero la principal línea de demarcación entre la visión del profesor Manuel Delgado con respecto a la de economistas más mediáticos, es su total oposición a que el crecimiento económico sea la solución.

Según nos cuenta, durante los anteriores años de crecimiento de la economía española, la andaluza ha reducido su tejido industrial y aumentado el paro, por lo que el crecimiento económico no es la solución, es el problema.

Además señala otro aspecto de la economía andaluza que la asemeja a la de cualquier otro asentamiento colonial: el papel protagonista de la especulación. Resalta el profesor las fortunas que se han amasado durante la burbuja inmobiliaria y que lejos de haber sido apartada esta práctica especulativa de enriquecimiento privado y que nos ha arrastrado en esta crisis, la presidenta andaluza pretende “rescatar la construcción”. Es como si se cumpliera el chiste del Roto que dice: Prohibido ver lo evidente.

En estos últimos 30 años la creación de riqueza solo ha beneficiado a unos pocos y ha empobrecido a muchos, concluyendo que cualquier salida a nuestra situación nos la debemos proporcionar nosotros mismos, que no podemos esperar nada de las soluciones que nos proponen quienes nos han traído hasta aquí, ni de quienes pretenden sustituirlos manteniéndonos en condiciones de economía colonizada.

A continuación Isidoro Moreno enfrentó la visión dominante y extendida de cultura, visión burguesa que la relega al tiempo de ocio y la mercantiliza, al concepto de cultura como forma de vida, como forma de sentir, de pensar.

Indicó además que, fruto también de un proceso histórico diferenciado, nuestra cultura posee elementos propios. Y puede ser un ejemplo de esto nuestra forma de entender las relaciones familiares y sociales, lo que se llama “perder el tiempo”, porque para el sistema todo momento que no se esté produciendo y amasando capital es tiempo perdido.

Pero además señala también elementos culturales colonizadores y para comprobarlo propone también la provincia de Huelva como ejemplo. En la cuenca minera solo había tres días de fiestas al año: Viernes Santo, Navidad y el cumpleaños de la reina Victoria.

En definitiva, el profesor Isidoro nos propone el partir de nuestros elementos culturales andaluces y la construcción de una economía propia, no cerrada sino al servicio de todos y convertirlos en herramientas de lucha política.

Una lucha política que poco tiene que ver con la de los políticos al uso, que más que representarnos o proponerse para OLYMPUS DIGITAL CAMERArepresentantes, actúan como manigeros de los intereses de las grandes corporaciones europeas o como candidatos a serlo.

No hubo tiempo para más, pero todos los que se sumerjan en las páginas de  “Andalucía: una cultura y una economía para la vida” verán el presente con otras gafas, las que nos sirven para entender nuestro presente y, por lo tanto, poder plantearnos un futuro más acorde con la vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *